Mañueco seguirá siendo alcalde aunque salga presidente del PP... y también procurador y cargo nacional

Fernández Mañueco confirma que seguirá simultaneando todos los cargos que ahora tiene, cambiando secretario general por presidente del PP... y con labores de candidato a la Junta 'in pectore'.

Alfonso Fernández Mañueco compatibilzará durante otros dos años todos los cargos que ya tiene, incluso si el próximo día 17 de marzo suma uno más, el de presidente del PP. Así lo ha confirmado en la presentación de su candidatura al proceso para elegir al nuevo presidente autonómico de los populares. "Si gano seguiré siendo alcalde de Salamanca", ha dicho.

 

Mañueco es ahora mismo alcalde de Salamanca, procurador en Cortes por la provincia salmantina, secretario general del PP en Castilla y León y presidente del comité de garantías del PP nacional, por lo que es miembro de su ejecutiva. Si gana las presidenciales populares, cambiará la secretaría general por la presidencia, que hasta ahora ha sido siempre sinónimo de ser el candidato en las elecciones a la Junta de Castilla y León. 

 

De todos estos cargos, está confirmado que percibe una remuneración por ser alcalde (64.366,34 euros en 2016) y por ser procurador en Cortes (25.000 euros, según el dato de 2014, el único que se ha facilitado); no se conoce si percibe o no retribuciones por sus cargos internos en el PP regional y nacional, ya que no lo especifica en su declaración de bienes. 

 

La multiplicidad de cargos es criticada con frecuencia por los miembros de la oposición en el Ayuntamiento y también en Cortes, ya que ocurre habitualmente que en el hemiciclo regional vota en contra de cuestiones que aparentemente favorecen a Salamanca, una de las últimas, una moción para que la Junta se comprometiera a construir varios centros de salud. No obstante, la próxima legislatura no podría compatibilizar la alcaldía y el escaño de procurador en virtud del acuerdo con el PP; si se presenta a la presidencia regional, no lo hará a la alcaldía, pero si no resulta elegido candidato tendrá que elegir entre las Cortes y el Ayuntamiento.