Mañueco se gasta más de 600.000 euros en favores para 'su' Cámara

Fernández Mañueco, este viernes en Ávila. Foto: Javier Ruiz-Ayúcar

El alcalde decide en una semana la compra de cinco naves y el contrato del servicio de emprendedores que benefician a la Cámara. Se suman al alquiler de parte de su sede. Todo, en menos de un año con el nuevo presidente y en medidas que negó a anteriores directivas.

El apoyo sin fisuras a la Cámara de comercio le pasa ya una importante factura al Ayuntamiento de Salamanca. Un apoyo que negó en otros tiempos a la misma institución cameral, incluso para idénticos proyectos, y al que puede sumar los favores a otras asociaciones cercanas, como Aesco y hostelería, que se llevan una importante pedrea de ayudas ilegales. Una estrategia con la Cámara en la que también tiene el apoyo de la Diputación de Salamanca.

 

De momento, Fernández Mañueco se ha gastado esta semana casi cien 'kilos' de los de antes para sacar del atolladero a la Cámara de Benjamín Crespo, el nuevo presidente que hizo posible la toma de la institucíon cameral por parte de empresas municipales y asociaciones afines hace menos de un año. En pocos días, el Ayuntamiento le ha comprado a la Cámara cinco naves por 480.000 euros, con la excusa de dedicarlas al alquiler asequible para entidades de economía social. El negocio es redondo para la Cámara, que liquidará buena parte de la deuda generada en un año de casi total inacción; y no tan bueno para el consistorio, que recuperará unos 24.000 euros/año en alquileres y que no va a amortizar la inversión en muchos años.

 

Y este mismo viernes, le otorgó un nuevo contrato a través de un convenio de dudosa legalidad. Son 91.000 euros, a razón de unos 30.000 cada uno de los tres próximos años, para hacerse cargo de la oficina de atención al emprendedor. Este servicio lo ofrecía la AJE, una asociación próxima al PP, a la que se puso local en la Plaza Mayor y dinero para un contrato, a partir de un convenio que ni la intervención del propio Ayuntamiento ve claro. El equipo de Gobierno municipal se salió en su día de la ventanilla única de asesoría a emprendedores cuando la gestionaba la Cámara.

 

A ello hay que sumar los 100.000 euros que, gracias a la intervención del Ayuntamiento, ingresa la Cámara por el alquiler de su espacio coworking, que se cerró alegremente más de un año atrás sin que el consistorio moviera un dedo.... pero que meses después ya le interesaba otra vez.

 

En esta estrategia tiene el apoyo de la Diputación de Salamanca, que le ha regalado recientemente 30.000 euros al año por cada uno de los dos viveros de Ciudad Rodrigo y Peñaranda, que están cerrados y sin empresas. La misma Diputación en la que Javier Iglesias decidió dejar de apoyar a los viveros cuando la Cámara no la presidía Crespo.

Noticias relacionadas