Mañueco se deja más de la mitad de las inversiones prometidas sin hacer

Foto: De la Peña

El Ayuntamiento de Salamanca ha terminado 2017 sin ejecutar 17 millones de euros de la partida de inversiones, el 55% del total. Arreglo de calles y aceras, Tormes+, centro de visitantes o patrimonio, los proyectos que se han quedado en el cajón de los olvidos.

Patrimonio, calles, el Tormes+ o la gestión del Turismo son algunas de las damnificadas por la política de inversiones del Ayuntamiento de Salamanca. Terminado 2017 el equipo de Gobierno se ha dejado en el tintero más de 17 millones de euros, de los 30 presupuestados. De los proyectos que no se han ejecutado: el centro de recepción de visitantes o el proyecto Tormes+ y también las actuaciones previstas para vivienda, patrimonio o las redes de aguas en las que el nivel de ejecución está muy por denbajo el tercio de lo presupuestado. Este dinero sin gastar irá directo al capítulo de superávit, la próxima cifra positiva que venderá el consistorio y que, como se ve, no lo es tanto: parte de ese superávit será por proyectos que no se ejecutan.

 

Esta es la denuncia del portavoz socialista, José Luis Mateos, que ha lamentado que el equipo de Gobierno de Fernández Mañueco se haya dejado sin invertir 17 millones de euros con el efecto negativo que eso tiene para el empleo y la actividad económica. "Es algo habitual del equipo de Gobierno, pero este año uno de cada dos euros se han quedado sin invertir por falta de capacidad", ha lamentado.

 

Entre los proyectos que se han quedado en el "cajón del olvido" está el centro de recepción de visitantes, que está decidido hace tiempo y en el que no se ha procedido ni a pagar el proyecto  con los 100.000 euros presupuestados; la gestión del patrimonio y proyectos de patrimonio, que suman 2,3 millones y de los que se han ejecutado menos de 600.000; o cosas tan llamativas como el plan Tormes+, con cuantiosas inversiones previstas, pero del que no se ha gastado ni un euro de los 419.000 previstos; las obras de aceras y calles, presupuestadas en más de 13 millones de euros de los que se han gastado el 20%, sólo 2,7 millones.

 

Mateos ha denunciado que el de 2017 "es el grado de ejecución más bajo de la legislatura y desde 2015" y que es "un verdadero escándalo de falta de gestión", y tiene una explicación para ello: las elecciones en junio de 2019. "El PP está retrasando intencionadamente obras de envergadura para hacerlas coincidir con el período electoral", ha dicho Mateos que espera una 'cascada' de cortes de cinta para el primer trimestre de 2019. "De poco sirve que se vayan a hacer el año que viene porque el efecto no será el mismo" ha dicho el portavoz socialista que lamenta que "hay proyectos que se venden tres y cuatro veces y nunca los vemos".