Mañueco saca adelante la supresión del impuesto por heredar y anuncia bajadas en fiscalidad rural
Tribuna mini Saltar publicidad
Tribuna800x800 file
Cyl dots mini

Mañueco saca adelante la supresión del impuesto por heredar y anuncia bajadas en fiscalidad rural

Alfonso Fernández Mañueco, durante el pleno de Cortes. Foto: Ical

El presidente de la Junta presenta el proyecto de ley como compromiso cumplido de su Gobierno y avanza que habrá nueva bajada de impuestos en la fiscalidad rural tras la eliminación de sucesiones.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha defendido hoy la supresión en la práctica del impuesto de sucesiones y donaciones entre familiares directos en la comunidad, que contará con el tributo en esa categoría más bajo de España, y anunció que no será la última bajada de impuestos, porque se avanzará en la fiscalidad rural.

 

Las Cortes, con los votos favorables de PP, Ciudadanos, Vox, UPL y Por Ávila, el voto en contra de PSOE, Podemos y la procuradora no adscrita María Montero, han puesto fin al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que quedará bonificado al 99 por ciento en su totalidad para familiares directos, cónyuges, ascendentes o descendientes con la novedad de que se extenderá a miembros de uniones de hecho con convivencia estable de al menos dos años anteriores a la fecha de devengo del impuesto y cuya unión se haya inscrito en el Registro de Uniones de Hecho de Castilla y León.

 

Fue el presidente de la Junta el encargado de presentar el proyecto de ley ante el pleno de las Cortes que asumió en primera persona como un compromiso de su Gobierno. Calificó de positivo para el crecimiento económico las donaciones en vida y para facilitar el relevo generacional y apuntó a jóvenes que heredan una explotación agrícola o ganadera, a quien quiere mantener un comercio de proximidad.

 

“Esta en juego el futuro de muchos jóvenes y la creación de empleo”, sostuvo Fernández Mañueco, que aseguró que se trata de una bajada de impuestos que beneficia a todos los contribuyentes que se ahorran 35 millones de euros, que va a incentivar el consumo y la renta, lo que favorecerá el crecimiento económico, la creación de empleo y una mayor recaudación en otras figuras impositivas.

 

El presidente de la Junta antepuso el modelo fiscal de PP y Cs de bajar impuestos para reactivar la economía y la creación de empleo y la de la izquierda de subir impuestos, donde aseguró que no siempre incrementar los tributos supone una mayor recaudación y al revés, dado que estimó que menos impuestos aumenta la actividad.

 

La propuesta, no obstante, ha causado un rifirrafe de proposiciones fiscales contrapuestas al votarse hoy dos, una del PSOE pidiendo que no se elimine un impuesto que beneficia a ricos y el otro bloque, formado por los que han votado a favor de la supresión, solicitando que se extienda a todo el Estado para igualarlo.

 

Fernández Mañueco defendió una fiscalidad moderada, justa y equitativa que permite en Castilla y León mantener la calidad de los servicios públicos y tener un endeudamiento reducido. “Pido el voto”, invitó el presidente de la Junta en su intervención ante el pleno. 

 

El proyecto de ley contempla tanto en la modalidad de sucesiones como de donaciones una bonificación del 99 por 100 de la cuota íntegra del impuesto en las adquisiciones efectuadas por el cónyuge -se extiende a parejas de hecho con dos años de convivencia-, descendientes o adoptados, o ascendientes o adoptantes, lo que supone su práctica eliminación.

 

La eliminación de este "impuesto injusto", que beneficiará a entre 5.000 y 15.000 castellanos y leoneses cada año, supondrá un ahorro para las personas de 35 millones de euros anuales, 23 millones en el caso concreto de 2021, según ha precisado posteriormente el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo.