Mañueco renuncia a competir con Silván y León por la capitalidad gastronómica

El Ayuntamiento de León ha aprobado una moción de todos los grupos para presentar una candidatura a capital gastronómica en 2017, la que ha rechazado Salamanca, única de las tres capitales turísticas de Castilla y León que renuncia a esa capitalidad.

La decisión del equipo de Gobierno de rechazar la propuesta del PSOE para presentar una candidatura de Salamanca a la capitalidad gastronómica, un título que ostenta una ciudad cada año y que ya han tenido Burgos o Vitoria, ha sido argumentada por la innecesaria promoción adicional de la ciudad en esta materia, fundamentanda ahora en la presencia en MadridFusión. Sin embargo, detrás de la decisión está también la renuncia a competir con otra capital regional que sí apuesta por ello: León.

 

El pleno del Ayuntamiento de León, gobernado por el 'popular' Antonio Silván, ya ha aprobado una moción que avala presentar una candidatura para ser la próxima capital gastronómica de 2017, justo el año por el que podía haber competido Salamanca.  La moción ha sido conjunta y apoyada por todos los grupos municipales representados en el pleno del Ayuntamiento de León. Entre los motivos, haber comprobado que la oferta gastronómica pesa cada vez más en la elección de un destino turístico, que este tipo de visitantes gastan haswta 1.170 euros/persona y que ese aspecto ha pasado del 10 al 19% en el peso de la decisión de los turistas.

 

León, que en 2014 tuvo más turistas que Salamanca, aunque menos pernoctaciones (según los datos del observatorio turístico de la Junta, 1.053.000 por 1.066.000 León), ha decidido también ponerse manos a la obra al detectar una reducción de la estancia media. En el caso de Salamanca, ese dato se ha mantenido estable entre 2013 y 2014 en torno a los 1,9 días de media, igual que las pernoctaciones (1,9 millones/año) y las visitas (por encima del millón).

 

Según los datos del observatorio regional, Burgos, Salamanca y León son los líderes del turismo en Castilla y León en cuanto a visitantes y pernoctaciones, y el Ayuntamiento salmantino será, de momento, el único que no quiera aspirar a este título. Burgos lo fue en 2013 y consiguió entonces una cifra récord de visitantes, 1,6 millones entre los que pernoctan y los que no, 7,5 millones de euros de impacto mediático, fue referente de la promoción turística de la Junta y logró un elevado impacto económico y de empleo.