Mañueco reconoce que la deuda del Ayuntamiento con sus proveedores es superior a 17 millones de euros

El Real Decreto-Ley 4/2012 fija un mecanismo para que los Ayuntamientos abonen estas deudas que es "una medida necesaria y conveniente, aunque dura y exigente", según el alcalde salmantino

Alfonso Fernández Mañueco ha reconocido esta mañana ante los medios de comunicación que, aunque aún se está terminando de cuantificar, la deuda que el Ayuntamiento de Salamanca tiene contraida con sus proveedores "superará los 17 millones de euros".

Ante las importantísimas dificultades económicas y de financiación que atraviesan los Ayuntamientos y que han conllevado el impago y retraso de sus facturas, el Boletín Oficial de Estado del pasado 25 de febrero ha publicado el Real Decreto-Ley 4/2012, que fija un mecanismo para que los Ayuntamientos abonen las deudas contraídas con sus proveedores mediante la concertación de operaciones de endeudamiento a largo plazo concertadas y avaladas por el Ministerio de Economía y Hacienda.

De esta manera se aminora el perjuicio que los impagos producen sobre los proveedores de obras, servicios y suministro de los Ayuntamientos.

El propio alcalde salmantino ha asegurado que la medida es "necesaria y conveniente, pero dura y exigente", y que permitirá al Ayuntamiento "poner el contador a cero de las deudas a corto plazo, que además era una promesa electoral nuestra", reconoce.

"Es una medida que vendrá muy bien a las empresas salmantinas", añade.

Los entes locales deben remitir al Ministerio de Hacienda y Administración Públicas antes del 15 de marzo de 2012 un certificado que enumere las deudas contraídas, identificando al contratista, la cuantía impagada, la fecha en la que se solicitó el pago al ente local y la indicación de si se ha instado por el contratista algún tipo de acción judicial por impago. Esta lista será pública, y cada contratista podrá verificarla y, en caso de que no conste su deuda, solicitar su inclusión.

Tras ello los entes locales deben remitir antes del día 31 de marzo un Plan de Ajuste financiero que prevea, entre otras cosas, la amortización de la operación de endeudamiento que avalará y concertará el Estado.