Mañueco prepara un calendario de 'cortes de cinta' con obras programadas justo a tiempo para las elecciones

Mañueco, durante el derribo del antiguo colegio Victoria Adrados.

El Ayuntamiento de Salamanca acumula un buen número de obras ya anunciadas y nuevo proyectos en las fechas propicias para que estén ejecutadas a tiempo para inaugurarlas antes de las municipales y autonómicas.

"El PP está retrasando intencionadamente obras de envergadura para hacerlas coincidir con el período electoral". Esta es la denuncia que ha hecho José Luis Mateos este miércoles a colación de la ejecución presupuestaria de 2017, escandalosamente baja 'gracias' a que muchos de los proyectos anunciados han pasado el año en blanco y sin avances por la falta de inyección económica, que el equipo de Gobierno atribuye a que no pudo contar con fondos estatales hasta agosto... con más de cuatro meses por delante para acabar el año.

 

La sospecha del portavoz socialista se basa no sólo en los retrasos de obras, sino en lo cuidadosamente que se han elegido las últimas obras anunciados y las fechas y plazos para ejecutarlas. Entre lo que se ha postergado estos años y la obra nueva que 'coincide' en el final de la legislatura, Fernández Mañueco ha preparado un calendario de inauguraciones que llenará de fotos y cortes de cinta los últimos meses de su mandato, y que alimentarán su campaña autonómica. La primera foto será simbólica: ya anunció que cogería la maza para tirar la vergonzosa tapia del Patio Chico. Eso será antes de abril, a un año vista de las elecciones. Veremos si el calendario no le juega alguna mala pasada como en 2015 con las fallidas inauguraciones del nuevo parque de La Alamedilla y de la ciudad deportiva de La Aldehuela.

 

Según la normativa, las inauguraciones están prohibidas desde 54 días antes de la fecha de las elecciones; toda vez que parece claro que las municipales y autonómicas serán el 26 de mayo, coincidiendo con las elecciones europeas, la fecha límite para los 'cortes de cinta' es el 2 de abril. Toda obra o inversión de la que se quiera presumir tendrá que estar lista para inaugurar o casi terminada antes de esa fecha.

 

Entre las posibles, hay varias que se han anunciado recientemente que estarán en fechas. Es el caso de la renovación de pavimento de la Plaza Mayor, pendiente desde hace años y que se va a hacer durante 2018. Todavía está sin adjudicar y, contando con que se hará en fases y dura ocho meses, apunta a época preelectoral. Lo mismo ocurre con el nuevo vial del Hospital, que está pendiente de adjudicación y tiene un plazo de ejecución de doce meses: es fácil que esté para abrir antes de abril de 2019. En situación similar está la anuncia reforma del paseo de Canalejas, recién licitada, cuya adjudicación se irá a marzo y que, con ocho meses de plazo, apunta a principios de 2019.

 

A la lista se pueden apuntar la reforma de la plaza de Los Bandos si es que finalmente sale adelante y la del centro de recepción de visitantes, un caso palmario de retraso electoral: su proyecto está listo hace año y medio, pero ni siquiera se ha gastado lo presupuestado este año para pagarlo. Y también las actuaciones ya anunciadas dentro del programa Tormes+, con varias construcciones en el entorno del río.

 

Proyectos ya en marcha como el nuevo centro Victoria Adrados también han acelerado para estar a tiempo. Su plazo de obras es de dos años y se ha adjudicado con margen para que esté listo antes de verano de 2019, con lo que será susceptible al menos de visita a obra en época preelectoral. También se ha retomado en la fecha más propicia el proyecto para convertir la torre de los Anaya en centro cultural, anunciado en 2015 y con el que no se ha dado ni un solo paso hasta hace unas semanas y que está previsto tener operativo en 2019, tras dotar presupuesto en 2018.

 

A la lista se pueden sumar obras pendientes como el arreglo de la pesquera de Tejares y su conversión en zona de ocio; el cambio del césped artificial en el campo de fútbol de Garrido, que lleva tiempo pendiente y no se hizo el verano pasado por una mala gestión; o las nuevas instalaciones futbolísticas en el Zurguén de las que poco se sabe, pero que a buen seguro están en la lista de las inauguraciones para 2019.

 

En cuanto a las obras ajenas al Ayuntamiento, Fernández Mañueco también podrá hacer la campaña autonómica correspondiente con los avances del nuevo Hospital de Salamanca, para el que se anuncian los primeros traslados al nuevo edificio a finales de 2018, cuando tenía que haber estado terminado en 2014. Otro tanto ocurre con la estación de autobuses, pendiente de renovar más de una década y con 45 años a sus espaldas: las obras empiezan este enero con 18 meses de plazo para su finalización, lo que complicará que esté terminada justo a tiempo para la foto... pero no impedirá la habitual visita a obra.

Noticias relacionadas