Mañueco pierde un año entero para plantear su 'solución' para El Corte Inglés

El alcalde ha convocado esta mañana a los grupos de la oposición para ofrecer su 'solución' al embrollo de la anulación de licencias del centro comercial. Se esperan detalles sobre la propuesta para ocupar el solar de Defensa cuando se ha consumido casi el primer año de la moratoria que se pidió a la Junta.

Con expectación. Así esperan los grupos municipales de PSOE, Ciudadanos y Ganemos la cita de esta mañana (10.00 horas) en la Junta de Portavoces del Ayuntamiento. Es la ocasión marcada por el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, para presentar lo que el equipo de gobierno presenta como 'la solución' al caso El Corte Inglés. Una propuesta que llega cuando se ha consumido casi el primer año de los dos de moratoria que se pidieron a la Junta para resolver este embrollo que nace de la anulación de las licencias que el propio Ayuntamiento le dio al centro comercial en su día, y que la justicia declaró ilegales hace más de un año. Desde marzo del año pasado se contaba con ella, aunque el plazo empezó a correr el día 15 de abril.

 

En realidad, y pese a la tardanza, lo que se espera son detalles sobre una 'solución' que ya ha esbozado el propio alcalde. Hace meses, en noviembre del año pasado, el alcalde apostó por construir nuevos equipamientos en el solar paralelo separado del centro comercial por la calle Víctimas del Terrorismo. La idea la desarrolló después del teniente de alcalde Carlos García Carbayo, que insinuó que se trataría de una nueva sede para la Universidad de Salamanca de cara al 2018 (aunque dispone ya de la cesión del Banco de España para un centro del español ligado al VIII Centenario). Sin embargo, no ha habido más detalles de una propuesta con muchas aristas.

 

Para empezar, el solar de 14.000 metros es propiedad del Ministerio de Defensa, es su parte del acuerdo a tres bandas con el centro comercial y el Ayuntamiento, las tres partes implicadas, para permitir la construcción del edificio sede de los grandes almacenes. Así que el ministerio debe venderlo o ceder su uso, lo que le obligaría a asumir una pérdida patrimonial... y alguien tendría que comprar la propiedad o el uso. Además, si se cambia la calificación del suelo, de residencial para VPO a dotacional, también pierde valor. Salvo que lo pague la sociedad de los grandes almacenes, la operación tendrá un coste para el patrimonio público.

 

Además, queda el asunto de la legalidad urbanística. Un acuerdo para comprar o usar el solar, vía venta o cesión por parte de su propietario, no termina con la actual situación de ilegalidad. El centro comercial carece de licencias porque se anuló el ordenamiento urbanístico aprobado ad hoc, y hay que reestablecerlo. Eso sólo se puede hacer con una modificación puntual que está encallada desde hace años por la negativa municipal a negociar con la parte que puso, y ganó, las denuncias. Así que la 'solución' que ofrezca hoy el alcalde no sería más que un primer paso... o la fuente de nuevos problemas.