Mañueco pasa de puntillas sobre El Corte Inglés y el Corona Sol y niega los 'agujeros' de su gestión

El alcalde, durante su intervención en el debate del estado de la ciudad. Foto: De la Peña

Siete meses después de la moratoria de la Junta, ni una palabra sobre una solución real a la situación del centro comercial. Y nada sobre el Hotel CoronaSol. Tampoco del reguero de fondos municipales para el caso piscinas, el parque de Garrido, la sentencia del parking de Los Bandos...

La intervención del alcalde en el primer debate del estado de la ciudad ha arrojado luz sobre políticas de las que persume habitualmente, y todavía un poco más de oscuridad sobre los puntos en sombra de su gestión hasta el punto de que algunos de ellos han sido enviados al olvido absoluto, cuando no a su negación. El rebaje de aceras, los nuevos parques, sus gestiones por el tren o para la cesión del edificio del Banco de España, la promoción turística en Madrid, el convenio con la Casa de Alba para arreglar Monterrey... diálogo y entendimiento. Incluso un plan de vivienda parado o acuerdos con la AJE, Fecyt y la escuela de negocios de dudosa eficacia.

 

Sin embargo, hay cuestiones importantes sobre las que ha pasado de puntillas o ni siquiera ha pasado. Fundamentalmente, los problemas urbanísticos que están en los juzgados y los agujeros económicos que han salido a la luz en los quince meses de su primera mandato.

 

De lo primero, decir que no ha hecho más referencia al conflicto de El Corte Inglés que la necesidad de buscar una solución para mantener abierto el centro comercial y garantizar sus empleos. Sin embargo, mantiene parados los procedimientos para encontrar esa solución. Un ejemplo: este día 30 de septiembre ha finalizado el plazo que él mismo fijó para entregar a los grupos de la corporación una propuesta para devolver la legalidad al centro comercial. La propuesta no ha llegado y la única que está sobre la mesa es la elaborada por los tres grupos de la oposición para compensar a la ciudad a cambio de las nuevas licencias.

 

Si de El Corte Inglés se ha hablado poco, cuando se han consumido siete meses de los 24 de moratoria para arreglar la falta de licencias, menos todavía del caso del hotel Corona Sol. Construido con exceso de edificabilidad, su cambio de uso a hotel y toda su construcción tiene anuladas las licencias por las denuncias de los vecinos.

 

En cuanto a los agujeros económicos, nada sobre la sentencia del parking de Los Bandos, que obliga a pagar 400.000 euros por un aparcamiento que no se va a hacer, idea de su antecesor y que su grupo defendió hasta la saciedad. Sí ha destacado las nuevas instalaciones deportivas, como La Aldehuela y la millonaria reforma de las piscinas, "admirada por todos aunque alguno no lo quiera ver": recado directo a Ganemos y Gabriel Risco. Esa admiración no incluye los siete millones de euros gastados en el arreglo de las piscinas porque se permitió a la anterior concesionaria, hasta 2015, que no hiciera las labores de mantenimiento obligadas; el PP mantiene que son mejoras. Tampoco se dice nada de la cesión automática de La Aldehuela a una empresa privada. O del embrollo del sobrecoste y retraso del parque de Garrido.

Noticias relacionadas