Mañueco ordena poner Policía Local para evitar que la empresa del vial del Hospital entre en la obra
Cyl dots mini

Mañueco ordena poner Policía Local para evitar que la empresa del vial del Hospital entre en la obra

Acceso al nuevo hospital por el puente de la Universidad (Foto: F. Oliva)

El Ayuntamiento pone una patrulla en el acceso a la zona de obra y la empresa no puede entrar: los agentes le impiden acceder desde el jueves pese a que la constructora lo ha intentado.

El asunto de la obra del vial de acceso al nuevo Hospital se ha complicado de manera definitiva y todo apunta a que la solución acabará en los juzgados. El retraso de cuatro meses en el inicio de la obra, la ocultación de información por parte del equipo de Gobierno, una extraña petición de 700.000 euros más por parte de la empresa, el ultimátum del pleno para que diera inicio la actuación... Todo ello ha acabado en un choque que ya es inevitable. La imagen que lo demuestra la tiene TRIBUNA: una patrulla de la Policía Local a la puerta del acceso a la obra.

 

Según un comunicado de prensa, el Ayuntamiento está analizando la información enviada por la empresa adjudicataria, a la que se le pidió que entregara un plan de obra para, inmediatamente, empezar la obra. Tenía de plazo hasta el viernes y, sobre el papel, ahora se está analizando que la documentación que ha hecho llegar al consistorio es correcta. Sobre el papel, es una mera cuestión procedimental, pero la posición oficial que ha transmitido el equipo de Gobierno del PP sobre el asunto es una versión 'light' que oculta la auténtica guerra entre ayuntamiento y empresa.

 

La empresa tenía hasta el pasado viernes para hacer llegar un plan de trabajo para la obra e iniciarla. Según ha podido confirmar este medio, el viernes envió el citado plan, es decir, dentro de plazo. Sin embargo, no basta con enviarlo, tendría que haber llegado a manos de la dirección de obra que ejerce el propio Ayuntamiento de Salamanca. Según las fuentes consultadas, la documentación no es clara y no hay garantías de que la empresa sea capaz de empezar la obra y no dejarla a medias.

 

Además, la concesionaria, una unión temporal de empresas en la que participa una constructora del empresario leonés José Luis Ulibarri, también ha intentando iniciar la obra. Lo hizo el jueves, también dentro del plazo tope marcado por el pleno, pero no pudo entrar en el lugar que está vallado.

 

Fue ese jueves cuando fue expulsada por primera vez por una patrulla de Policía Local apostada en el lugar por el Ayuntamiento. Esa patrulla permanece desde entonces en el acceso a la zona que se hace por la rotonda de Ramos del Manzano, en un extremo del puente de la Universidad. TRIBUNA ha podido comprobar su presencia en la tarde de este martes. Según fuentes consultadas, la empresa también intentó acceder el lunes y forzó el vallado; a primera hora de la tarde fue testigo de como se estaba recomponiendo.

 

La función de esa patrulla es impedir que la empresa que se llevó el contrato de construcción del vial de acceso al Hospital entre en la zona, con lo que es imposible que empiece los trabajos de construcción. Por su parte, la empresa ha recurrido a actas notariales para certificar su presencia y el impedimento para entrar.

 

Según las fuentes consultadas, la concesionaria de la obra no puede acceder a la zona por esa entrada ya que es el paso de que dispone FCC, la empresa que está construyendo el nuevo Hospital, para sus trabajos. Según la normativa de seguridad, no puede utilizar el mismo acceso y debe construir uno propio, que es parte del trazado del futuro vial y parte de la obra. Está valorado en unos 100.000 euros, que es la última cantidad que pidió para iniciar la obra.

 

La presencia de la Policía Local y el hecho de que haya expulsado a la empresa cuando ha intentado entrar en el lugar supone que el Ayuntamiento de Salamanca está impidiendo iniciar las obras, lo que posiblemente conducirá a un conflicto entre ambas partes. La empresa defiende que tiene contrato firmado (se firmó a finales de junio) y que, tras un ultimátum, ha cumplido entregando plan de obra e intentando iniciarla. El consistorio no ve claro el plan de obra e impide entrar a la zona de obras.