Mañueco ofrece este miércoles su 'solución' al embrollo urbanístico de El Corte Inglés

El alcalde ha citado esta mañana a las 9.00 horas a los portavoces de los grupos de la oposición, que siguen unidos en torno a una solución: compensar los metros extra de edificabilidad que una mala gestión municipal dio al centro comercial.

Después de meses 'en el congelador', la cuestión urbanística en torno a El Corte Inglés vuelve a la palestra para celebrar un nuevo asalto que se verá si es el último. Será este miércoles, a partir de las 9.00 horas, cuando el alcalde de Salamanca explicará en la junta de portavoces la 'solución' del equipo de Gobierno para la situación en la que se encuentra el centro comercial desde hace meses, inmerso en un limbo jurídico-urbanístico del que el Ayuntamiento de Salamanca es incapaz de sacarlo. 

 

El alcalde Fernández Mañueco ha citado a los portavoces de los grupos a una junta para darles a conocer las medidas que propone para legalizar la situación del centro comercial y de toda la urbanización y los equipamientos que se ejecutaron como parte de su implantación en Salamanca. Ese planeamiento urbanístico está totalmente anulado por la justicia desde el pasado mes de enero, hace más de nueve meses, cuando el TSJCyL ratificó una sentencia que declaraba nulas todas las licencias.

 

La convocatoria se hizo el pasado jueves, justo cuando alcalde tuvo constancia de que la oposición sigue unida en este tema. El equipo de Gobierno ha preferido dilatar el proceso pese a esta delicada situación legal. Primero se negó a aceptar cualquier propuesta de la oposición, pero cuando  PSOE, Ciudadanos y Ganemos pactaron una propuesta, la ha desacreditado permanentemente. Sin embargo, a día de hoy no ha ofrecido ninguna alternativa y, de hecho, se ha saltado dos veces los plazos dados a la oposición: tenía que haber dado a conocer su propuesta antes del 30 de septiembre, lo retrasó y, de nuevo, volvió a saltarse el compromiso. Eso, a pesar de que han corrido muchos meses de la moratoria que dio la Junta de dos años para arreglarlo.

 

Ante esta actitud, los grupos de la oposición se reunieron la semana pasada para ratificar su unidad en este tema, tal y como han ido comentando todos los portavoces a TRIBUNA. La propuesta de la oposición se basa en un informe encargado a técnicos y pasa por compensar a la ciudad, ya que el cálculo de edificabilidad está mal hecho y hay exceso de aprovechamiento. Es la tesis que maneja la justicia, que en las sentencias ha confirmado que no se miró por el interés público, que quedó dañado en el acuerdo firmado por el Ayuntamiento con Julián Lanzarote de alcalde; Fernández Mañueco ha recocido que "en el pasado" no se miró por el interés general en las licencias.

 

La oposición está convencida de que la solución pasa por una nueva modificación puntual con la base de que el suelo es 'no consolidado' y que hay que hacer compensaciones. Justo lo contrario de lo que ha defendido el PP, que parece que insistirá con la tesis de que todo cuadra. Según ha podido saber este medio, su propuesta ahora no se desviará mucho de ese planteamiento y propondrá una modificación puntual que considere lo urbanizado suelo consolidado y que no reconoce compensaciones.

 

Así que, casi once meses después, estamos en el mismo punto: el PP no se mueve de sus posiciones y la oposición en bloque puede imponer las suyas: juntos son mayoría. El asunto puede acabar en un pleno extraordinario si persiste la actitud de Fernández Mañueco y su equipo. Sólo si Fernández Mañueco accede a revisar su postura se podrán acercar las partes. La clave, que reconozca que se parte de una clasificación de suelo no consolidado, como pide la oposición, que es lo que desmonta todo el entramado urbanístico tal y como ha sentenciado la justicia.