Mañueco, obligado a comparecer en un pleno extraordinario por su implicación en la 'operación Lezo'

El alcalde tendrá que dar la cara en un pleno especial y aclarar las dudas en torno a su participación en un presunto caso de corrupción. 

El alcalde de Salamanca tendrá que pasar por el trago de su primer pleno extraordinario, al que deberá acudir para dar explicaciones sobre su presunta implicación en la 'operación Lezo', en la que el expresidente de Madrid, Ignacio González, le ha metido de lleno por una posible promesa de adjudicación de las guarderías municipales. Fernández Mañueco tendrá que someterse al pleno por haberse negado en su momento a dar explicaciones públicas: no las quiso dar en una comparecencia, como le pedían los tres grupos de la oposición, que son mayoría, y ahora tendrá que hacerlo en un pleno de la corporación dedidcado en exclusiva a ello. Sin embargo, el alcalde ha ofrecido la fecha del día 9 de junio, este viernes, coincidiendo con el pleno ordinario y con la fecha de la retirada del medallón; la hora elegida, las 17.00 horas.

 

La noticia se ha conocido esta mañana de martes en la junta de portavoces, en el primer encuentro cara a cara del alcalde con los 'números uno' de los tres partidos de la oposición, PSOE, Ciudadanos y Ganemos Salamanca. Los tres grupos le exigieron el pasado jueves que diera explicaciones inmediatas y de manera presencial sobre las informaciones aparecidas en prensa. Ese día el diario 'El Español' publicó una conversación grabada por las autoridades policiales en la que el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, encarcelado por corrupción, le decía a su hermano Pablo González, también en la cárcel, que la socia de él y su mujer en un negocio de guarderías había conseguido que Fernández Mañueco se comprometiera a concederle la adjudicación de la gestión de las guarderías municipales. La Guardia Civil da en un informe toda credibilidad al contenido de las conversaciones.

 

Ahora habrá que ver qué fórmula se escoge para el pleno. De entrada, parece que el alcalde asumirá la petición registrada por C's para comparecer. De esta manera, evita tener que celebrar un pleno por mandato de la oposición, que podría convocarlo de manera unilateral sin que Fernández Mañueco lo pudiera impedir. Una vez convocado, el pleno debe celebrarse en menos de quince días y no puede hacerse acumulando puntos al orden del día de otro pleno ordinario o extraordinario, así que la propuesta del día 9 no es del todo correcta.

 

A partir de ahí, hay que definir la fórmula para este pleno extraordinario. La clave está en si será el alcalde quien responda a las intervenciones de la oposición. Sobre el papel, está claro que Fernández Mañueco debe hacer una primera intervención (salvo que quiera que las explicaciones las de el portavoz del PP) y que los tres grupos tendrán una réplica; luego hay que ver si es el alcalde el que responde o si lo hace Fernando Rodríguez, como pasó con el debate del estado de la ciudad. Si se repite, sería una comparecencia descafeinada. También podría optar por volver a leer el comunicado que envió el jueves pasado, lo que sería una burla a la oposición.

 

Además, la fecha escogida coincide con el día de la retirada del medallón de Franco de la Plaza Mayor, un acto que lleva años esperándose. El pasado viernes el alcalde ya tapó su desaparición de los actos públicos en Salamanca con el anuncio de la fecha de retirada de la efigie del dictador, y vuelve a usar esta circunstancia para reducir el protagonismo que se le podría dar a su extraordinaria comparecencia para explicar un presunto caso de corrupción.

Noticias relacionadas