Mañueco no se atreve a ser presidente de la Junta antes de tiempo

El alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, con el presidente y el director de La Gaceta.

El presidente del PP regional reconoce el riesgo de intentar una investidura en Cortes ante una hipotética renuncia prematura de Herrera.

El presidente del PP de Castilla y León, y candidato 'in pectore' a próximo presidente de la Junta, no se atreve a intentar alcanzar la presidencia de la Comunidad antes de tiempo. Al menos, niega que exista o haya existido esa posibilidad que lleva semanas en los mentideros políticos de la Comunidad. Algo que, según diversas fuentes, no es un simple rumor sino un contacto informal para 'tantear' las posibilidades... y que ha tenido un resultado negativo, motivo por el cual se ha decidido echar tierra sobre el asunto.

 

Precisamente por eso, porque la posibilidad es arriesgada, Alfonso Fernández Mañueco tiene que seguir en la alcaldía de Salamanca y esperar el momento de ser confirmado como candidato y concurrir a las elecciones autonómicas. Como él mismo ha reconocido a los medios antes de entrar a un mitin privado y patrocinado (organizado por el medio de comunicación local al que mejor trata el Ayuntamiento de Salamanca en el reparto de publicidad institucional), un relevo anticipado de Juan Vicente Herrera en la presidencia de la Junta antes de que termine el actual mandato es "hablar de ciencia política ficción".

 

Según Mañueco, las negociaciones para intentar ser presidente sin elecciones de por medio son "cuestiones pintorescas" de las que "no tiene sentido" hablar ahora. Probablemente porque una propuesta así habría recibido la negativa de los grupos que deben apoyarlo en las Cortes, y por el riesgo que entraña intentarlo sin contar con los votos necesarios, que ahora el PP no reúne en solitario. Mañueco asegura, por contra, que ese relevo prematuro no se lo ha planteado y que tampoco ha hecho ver esta posibilidad a "ninguna fuerza política", pues Herrera tendría que dejarlo, luego los parlamentarios tendrían dos meses para apoyar a un nuevo candidato y, de no alcanzar el acuerdo, sería preciso convocar elecciones anticipadas para luego tener otras en 2019, según ha señalado.

 

"Nadie en mi nombre tiene instrucciones para hablar con otras fuerzas políticas", ha dicho durante su presencia en un foro en el que también ha hablado de sus tareas como alcalde de Salamanca durante los últimos siete años, de los proyectos para el último ejercicio y del posible relevo como candidato en las filas del PP para el Ayuntamiento de Salamanca, donde cree que "hay mujeres y hombres para poder desarrollar la candidatura". "No solo somos un partido ganador, somos un partido coherente y de principios sólidos" con "un buen banquillo" de personas que "son capaces de dar cohesión y solidez" al proyecto popular en el Ayuntamiento.

Noticias relacionadas