Mañueco logra sobre la campana una 'reprórroga' de un año para arreglar la ilegalidad del sector 37

Fachada del edificio de El Corte Inglés.

El Ayuntamiento de Salamanca logra un año más de moratoria a una semana del final de los dos años concedidos para resolver la situación ilegal de El Corte Inglés, plazo que ha malgastado.

El alcalde de Salamanca va a disponer de una prórroga excepcional de un año más para intentar resolver el asunto de El Corte Inglés y su ordenación urbanística, que mantiene al centro comercial en un limbo administrativo que lo aisla de los permisos y normativas ilegales aprobadas por los equipos de Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Salamanca. La prórroga de la moratoria llega a última hora, a pocos días de que se cumpla el plazo máximo de dos años, un período que el consistorio ha desaprovechado por completo por su falta de diligencia: Fernández Mañueco y su equipo se han dejado pasar la fecha.

 

La concesión de la prórroga se ha publicado en el Bocyl de este día 12 de abril, cuando la moratoria inicial de 2 años expira, según la Junta, el día 20 de abril; fue concedida el día 15 de abril de 2016 y notificada el consistorio el día 19 de abril de 2016. En todo este tiempo, el equipo de Gobierno ha sido  incapaz de cerrar todas las medidas necesarias para restaurar la legalidad urbanística del sector 37, en el que se asienta el edificio del centro comercial.

 

La Junta concedió en su día una moratoria en la que dejaba sin efecto la ordenación urbanística aplicable en el ámbito del antiguo Cuartel Julián Sánchez El Charro. El motivo, que la justicia había anulado de manera rotunda y definitiva lo determinado en el Plan General de Ordenación Urbana de Salamanca. El centro comercial estaba sin sustento urbanístico-legal y cualquiera podía solicitar su cierre en cualquier momento.

 

Sin embargo, semejante amenaza y las consecuencias para la actividad y el empleo no espolearon en ningún momento al equipo de Gobierno, que durante meses se dedicó a dejar pasar el tiempo concedido de 2 años de moratoria. Sólo a última hora, se llegó a un pacto para aprobar en pleno la denoninada 'solución Mañueco', una modificación del PGOU pensada para devolver la legalidad al sector. La solución tiene muchos flecos dudosos, ya que se basa en cambiar la calificación de una parcela que es del Ministerio de Defensa y convertirla en dotacional, transfiriendo la edificabilidad de esta franja al sector, para casi cuadrar los metros de exceso concedidos por el exalcalde Julián Lanzarorte al centro comercial.

 

Sin embargo, para cuando se llegó al acuerdo ya era tarde. Se dijo que con la sola aprobación en pleno ya dejaba de correr el plazo, pero no era así. No había tiempo para cumplir con todos los trámites ya que, además de aprobarlo en pleno, era necesario aprobar todos los informes, hacer exposición pública y someterlo a aprobación de la Junta. No daba tiempo y Fernández Mañueco tuvo que pedir esta nueva 'reprórroga' sobre la base de que la solución ya estaba en marcha.

Noticias relacionadas