Mañueco logra del diálogo social una oportuna foto con el plácet de sindicatos y Confaes

CCOO, UGT y la patronal Confaes propician un diálogo social plácido para el alcalde, que anuncia de nuevo medidas conocidas desde enero, pero justo a tiempo para la cita de los premios empresariales.

El diálogo social dócil que perseguía Fernández Mañueco se ha convertido en un instrumento muy útil para anunciar, con reiteración, medidas ya conocidas y amplificarlas a placer. El último ejemplo es la foto para dar a conocer un acuerdo de 24 millones de euros con patronal y sindicatos, que se publica ahora cuando el acuerdo data de enero de 2018: oportunamente se vuelve a anunciar para que tenga eco justo el día que se entregan los premios de la patronal con presencia de representantes del empresariado regional este viernes en Salamanca. 

 

El actual diálogo social se ha convertido en un foro plácido para el alcalde de Salamanca, que ha pasado de no convocarlo en toda su primera legislatura para evitar sentarse con los compañeros incómodos que componían la mesa entonces, a repetir las fotos si hace falta. La clave eran los integrantes del diálogo, y de hecho todavía esta legislatura se resistió durante meses. El cambio de representantes y actitud en Confaes es evidente, y también entre los sindicatos, que hace no tanto amagaron con convocar la mesa de manera unilateral ante la pasividad del alcalde, o que crirticaban las dificultades para llevarlo a cabo. Ahora, por ejemplo, el primer edil puede usar el diálogo social para 'puentear' a la oposición, presentándole a sindicatos y patronal medidas del presupuesto antes de llevarlas a la corporación. Lejos están los tiempos en los que intentaba meter a 'su' patronal en un foro que no le corresponde.

 

Al margen de cuestiones estéticas, al acuerdo de este año del diálogo social le pasa lo mismo que al del año pasado: las cantidades son las mismas y se celebran como una lluvia de millones, pero nada se sabe sobre si esos 24 millones son efectivos y acaban llegando al territorio. En el listado de medidas se mete de todo, principalmente medidas ya anunciadas o programas ya conocidos en el objetivo de engordar la cifra hasta poder presentar una 'millonada' que justifique la reunión. Ahí están el plan de rehabilitación por 1,3 millones de euros, una iniciativa de PSOE y Ganemos, el fracasado programa de primera oportunidad como Millenials, el programa de atracción de talento, el millón de euros para desarrollar suelo en Peña Alta, las subvenciones a asociaciones para dinamizar el comercio o la actividad...

 

Sorprende que muchos millones que se atribuyen al diálogo social son programas ya previstos, como los servicios de ayuda, comida y teleasistencia por 4,8 millones, la promoción de pisos para alquiler por parte de la sociedad municipal por 6,8 millones, los 2 millones de ayudas para pagar alquiler, suministros básicos... Entre estas tres cosas se va la mitad de lo que se atribuye al diálogo social y que son medidas ya conocidas.