Mañueco le metió tres millones de euros al contrato caducado que ha acabado en el juzgado

Mañueco

El gasto en el contrato de señalización, por el que el alcalde y varios concejales están en el juzgado, asciende a un millón de euros anual.

El Ayuntamiento de Salamanca ha gastado tres millones de euros en un contrato que lleva caducado desde el año 2015, y pese a lo cual ha sido generosamente nutrido. De hecho, el equipo de Gobierno de Fernández Mañueco ha obviado todas las objeciones de la intervención municipal, que ha puesto reparos a cada factura que se cargaba a cuenta de este contrato caducado, reparos que ha levantado por decreto de alcaldía.

 

En tota, factura a factura, el contrato de señalización ha recibido cerca de tres millones de euros durante los años que ha estado caducado, sólo un millón de euros duran te el último 2017, ya que esa es la cuantía anual del contrato. Por este motivo, Ganemos puso una querella y la denuncia penal interpuesta por el grupo ha sido admitida por un posible delito de prevaricación del alcalde de la ciudad y presidente regional del Partido Popular, Alfonso Fernández Mañueco; el concejal de Fomento, Carlos Manuel García Carbayo; el edil de Hacienda, Fernando Rodríguez, y el jefe de la Policía Local, José Manuel Fernández Martín, presuntamente implicados en el denominado 'caso Aceinsa'.

 

En abril de 2011, el Ayuntamiento de Salamanca firmó con la empresa Aceinsa el contrato de señalización de las calles de la capital. El contrato es otro de los muchos que consiguió esta empresa en la primera legislatura de Fernández Mañueco, cuando se convirtió en una de las favoritas de su equipo de Gobierno a pesar de ser una sociedad de reciente creación: sumó 22 millones en contratos para muchos años. A razón de un millón de euros por año, estuvo prestando el servicio los dos años de duración del contrato y otros dos de prórroga legal, pero desde abril de 2015 ha agotado todos sus plazos.