Mañueco hace un segundo intento con el plan especial del río Tormes tras anular la justicia el original

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, en una comparecencia este martes.

El alcalde presenta una iniciativa para dar un marco urbanístico a un catálogo de actuaciones en el que gran mayoría son conocidas. El plan incorpora la protección de nuevos elementos de patrimonio industrial y etnográfico y contempla grandes parques fluviales conectados.

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, ha presentado este jueves el nuevo plan especial del río Tormes y Zurguén, un marco administrativo para desarrollar un catálogo de medidas que se heredan del primer plan, que fue anulado por la justicia en su día a raíz de la construcción del parque de maquinaria a escasos metros del cauce y de la pesquera del Tormes. Este nuevo intento se presenta más de tres años después de la anulación del primer plan especial y comparte con él el protagonismo de la pesquera, uno entre los muchos proyectos, que se toman fundamentalmente de la iniciativa Tormes+ y de otros proyectos ya anunciados.

 

El río Tormes y el Zurguén están actualmente sin un marco de protección, lo que no significa que se permita cualquier actuación, pero sí que carecen de unas bases que den sustento legal a posibles proyectos o iniciativas. El anterior intento de tener un plan especial del Tormes terminó en los juzgados por una reclamación de Los Verdes-Equo, que se negaron a aceptar la pretensión de construir el parque donde se aparca la maquinaria de la empresa de limpieza municipal.

 

Esta instalación está a pocos metros del cauce y se hizo en virtud de una evaluación ambiental que la justicia declaró insuficiente. Su presencia en esa zona está relaccionada con los intentos por acabar con la pesquera de Tejares, pero la anulación del plan ha cambiado el panorama.

 

Ahora el Ayuntamiento intentará un nuevo plan que contempla numerosas actuaciones ya previstas en los últimos años en el marco de iniciativas como Tormes+ o porque ya estaban incluídas en los planes vinculados al plan anulado, con el que el nuevo comparte un 60% de las actuaciones. Además, también se llevaron a cabo algunos de los proyectos que contemplaba el anterior plan como la limpieza del río, carriles bici y senderos peatonales, zonas deportivas o la creación de centros de interpretación en instalaciones en desuso.