Mañueco exige a Sánchez un cambio de rumbo para la desescalada porque "no hay criterios claros ni un plan cierto"

Alfonso Fernández Mañueco, presidente de la Junta de Castilla y León.

El presidente de la Junta denuncia que "no hay una planificación por parte del Gobierno de España". Insiste en la petición de utilizar las zonas básicas de salud y no las provincias para el plan de desescalada.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha pedido a Pedro Sánchez un cambio de rumbo en la gestión del estado de alarma, que se está haciendo, dice, sin escuchar a las comunidades cuando "no es un cheque en blanco".

 

"El estado de alarma no es más que un instrumento jurídico al servicio de un objetivo que desde nuestro punto de vista es bien claro, la defensa de la salud", y cree que no está claro que esté funcionando porque asegura que "no hay una planificación por parte del Gobierno de España" y que no hay coordinación ni colaboración. "El presidente del Gobierno ha hablado de cogobernanza", ha dicho Mañueco, que ha recordado que el estado de alarma "restringe el ejercicio de competencias y la toma de decisiones de las comunidades" y que eso "exige el consenso" territorial. "El estado de alarma sí es un instrumento que puede ser eficaz a la hora de planificar la desescalada, pero esa desescalada tiene que ser sensata y coordinada", ha dicho.

 

En una pregunta, ha apuntado que el estado de alarma "exige otra forma de gobernar" y le pide un esfuerzo al presidente del Gobierno que "no lo está poniendo fácil". "Sánchez se ha instalado en una posición, todos conmigo o todos contra mi, no es la postura que debe adoptar el presidente del Gobierno, tiene que intensificar el entendimiento con las comunidades", ha dicho.

 

"No hay unos criterios claros ni un plan cierto. Se nos dan instrucciones que tenemos que cumplir", ha dicho, en varias cuestiones, "pero no se nos dejar participar y ayudar en la toma de decisiones". "Desde la Junta estamos desconcertados y estupefactos con la interlocución con el gobierno y tiene que cambiar de rumbo", ha comentado Mañueco que ha dicho que el estado de alarma "no puede ser un cheque en blanco".

 

Mañueco ha planteado dudas sobre el ámbito provincial de la desescalada, mientras la Junta puesta por las zonas básicas de salud y no la proivincia como marco administrativo para ir dando salida a la desescalada, "consideramos que no se confía en las comunidades para la desescalada". "Tenemos la sensación que la estrategia con la desescalada es buscar culpables", ha dicho, cuando "exige el consenso" y "el presidente del Gobierno tiene que hacer un esfuerzo mayor para llegar a un acuerdo con todos".

 

Mañueco ha asegurado que va a proponer que todas aquellas zonas básicas de salud que lleven 14 días sin contagios nuevos. Hay 20 zonas básicas de salud que podrían llegar a esa situación el día 11 de mayo para poder pasar sin problemas a la fase 1.

 

"Nuestra apuesta es la zona básica de salud, es mucho más ágil, permite la implicación de los ayuntamientos, un mayor control de la epidemia, una mayor agilidad en el aislamiento, trazabilidad de los casos... es la mejor fórmula y vamos a esperar a esa decisión definitiva. El presidete apuesta por la provincia, nosotros apostamos por la zona básica de salud", ha dicho.

 

"Lo está poniendo difícil. Lo que ha dicho es todos conmigo o contra mi", ha lamentado Mañueco que ha pedido "un diálogo fructífero, que llegue a acuerdos" por parte del gobierno estatal, "y por supuesto un diálogo económico". "Hemos pedido que a los ayuntamientos y diputaciones no se les recorte el superávit y se les permita orientarlo para mitigar el Covid-19", ha asegurado también sobre cómo pagar la factura de la atención sanitaria que están atendiendo las comunidades.

 

Mañueco ha comentado que "hemos hecho nuestra la causa del sector hostelero y el sector del comercio", dos de los más críticos con los criterios de la desescalada, aunque asegura que el criterio de la Junta ha sido siempre respetar la distancia social como base de la salud.