Mañueco, el Ayuntamiento y las dietas...

Humor de Álvaro