Mañueco... ¿a la sombra de Igea?

Humor de Álvaro