Mañueco declinó el ofrecimiento de organizar un acto por la retirada del medallón de Franco

La comisión ciudadana que ha organizado el acto del día 28 de mayo solicitó al alcalde un acto institucional por la trascendencia histórica y patrimonial de la decisión. Fernández Mañueco no aceptó.

Una década lleva en el alero la retirada del medallón dedicado a Franco en la Plaza Mayor de Salamanca, pero en cuestión de días debe ser historia. Mientras llega la fecha exacta, que todavía se desconoce, quienes han estado manteniendo viva la reivindicación todos estos años han anunciado una celebración el día 28 de mayo, "una fiesta" con intervenciones y música, un acto institucional... pero de momento sin instituciones. La ocasión, de carácter histórico por lo que supone para la vida de un monumento como la Plaza Mayor de Salamanca, bien podría ser objeto de un acto oficial. Sin embargo, el actual alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, ha declinado hacerlo aunque ha tenido la posibilidad.

 

Según desvelaron los integrantes de la comisión ciudadana que ha organizado el acto del 28 de mayo, el pasado mes de febrero, con la sentencia judicial ya firme y confirmada la decisión con el plácet de la comisión territorial de Patrimonio, miembros de esta comisión dirigieron una misiva al alcalde para solicitarle que el Ayuntamiento organizara un acto institucional con motivo de la retirada del medallón del dictador. Según los mismos integrantes, el primer edil declinó el ofrecimiento y respondió a los impulsores que hicieran lo que consideraran oportuno.

 

El alcalde Fernández Mañueco ha mantenido un silencio casi total sobre este asunto, desde que se conoció la sentencia del juzgado. Sólo se manifestó pocos días después de que la comisión territorial de patrimonio avalara la retirada que había sentenciado la justicia. Entonces dijo que se darían "la mayor prisa posible" en hacerlo realidad. Sin embargo, han pasado casi cuatro meses desde entonces.

 

Mañueco, en todo caso, será el alcalde que tenga que retirar el medallón después de que el PP llevara más de una década resistiéndose. Él mismo se negó a escuchar durante su primera legislatura al frente del consistorio las peticiones del PSOE para retirar la efigie del dictador y su representación en el mural del salón de plenos. Entonces el grupo socialista le pidió que no hiciera pasar al Ayuntamiento la vergüenza de que un juzgado decidiera sobre la cuestión, cuando ya por entonces estaba en el juzgado la denuncia a iniciativa de IU que ha resultado definitiva. 

 

Tras presentar en verano de 2014 una denuncia contra el alcalde por insumisión a la ley, en julio de 2015 los cargos de IU Domingo Benito y Gorka Esparza lograron llevar el asunto a la justicia. La justicia le dio la razón y obligó a Mañueco a someter la cuestión a las autoridades de patrimonio y cejar en su empeño por mantener el medallón a base de no tomar decisión alguna.

 

La última vez que se tocaron los medallones de la plaza fue en 2005 con motivo de sus 250 aniversario, cuando se pusieron nueve de nuevo cuño. Y pocas veces los arcos han visto como se quitaban medallones: Godoy perdió el suyo en 1808. Personajes como Carlos IV y su esposa María Luisa de Parma o Alfonso XII y su madre Isabel II también abandonaron el "corazón de la ciudad" tras la caída de sus reinados: todos, salvo la de la mujer de Carlos IV, volvieron a la Plaza Mayor de Salamanca en 2005.

Noticias relacionadas