"Mañueco deberá cumplir la ley memoria histórica a regañadientes y a rastras de la justicia"

Domingo Benito, impulsor de la denuncia para que se cumpla la ley de Memoria Histórica en Salamanca.

Domingo Benito, impulsor de la sentencia que obliga a retirar a Franco del salón de plenos, cree que ese no es el lugar para un dictador y que Mañueco cree que la ley no va con él.

Domingo Benito, uno de los impulsores de la exitosa lucha para hacer cumplir la ley de memoria histórica y conseguir la retirada de los últimos símbolos franquistas de Salamanca, ha valorado la sentencia a su favor publicada por TRIBUNA este lunes por la noche por la que el Ayuntamiento de Salamanca tendrá que hacer desaparecer una efigie de Franco pintada en el mural del salón de plenos. Benito, que espera que el consistorio no recurra (el equipo de Gobierno estudia hacerlo), considera que es una buena sentencia porque se pide trasladar la obra a un museo y no se pide destruirla, sino un traslado "porque el salón de plenos no es el lugar adecuado".

 

"Por enésima vez el alcalde de Salamanca deberá cumplir una sentencia de la ley memoria histórica a regañadientes y a rastras de la justicia", ha dicho Benito, que considera que Fernández Mañueco "ha perdido una oportunidad de ponerse al frente" del cumplimiento de la ley. "En este sentido, el alcalde de Salamanca se parece a otros dirigentes que creen que la ley no va con ellos, pero la ley va con los representantes públicos, les guste o no la ley", ha dicho.

 

Benito ha explicado que la sentencia "nos da la razón en todos los aspectos que se planteaban" por parte de él mismo y de su defensa, a cargo del abogado Gorka Esparza. Pide, en primer lugar, anular el reconocimiento como alcalde de honor concedido al dictador hace décadas. El equipo de Gobierno de Fernández Mañueco ha mantenido siempre que el honor se extinguión con la muerte del dictador y la posterior concesión del mismo honor al rey Juan Carlos I, pero Benito explica que aunque Franco esté muerto "lo que se busca su eliminación del libro de honores del Ayuntamiento", y que eso es lo que dice el tribunal superior.

 

"El Ayuntamiento llegó a defender que la presencia de determinados elementos, como el yugo y las flechas, pertenecían a valores propios de la Constitución como el ejército o la familia, pero el tribunal admite nuestro planteamiento. Esos elementos simbolizan el falangismo", ha explicado Benito sobre la retirada del monumento de Salesas, que también ordena la sentencia.

 

Y por último está la cuestión del mural del salón de plenos del Ayuntamiento para lo que se ha dado la solución de "acordar con el autor eliminar la efigie o bien retirar toda la obra". Benito considera que es una buena sentencia en este aspecto porque la demanda que planteó era no retirar del todo y porque plantea no la retirada, sino su traslado a lugares adecuados, ya que la sentencia propone llevarlo a un museo. "Siempre lo dije, no es el lugar adecuado para la presencia de un dictador un salón de plenos que responde a la soberanía municipal y a los representantes elegidos democráticamente", ha dicho.

Noticias relacionadas