Mañueco coloca a un afín en el Consultivo y le mantiene el puesto a Melero en el consejo de Cuentas
Cyl dots mini

Mañueco coloca a un afín en el Consultivo y le mantiene el puesto a Melero en el consejo de Cuentas

Mañueco hace una doble jugada para desatascar el nombramiento de los presidentes y consejeros de Consultivo y Cuentas: nombra a un exconcejal y facilita la continuidad de otro político salmantino.

Le ha llevado su tiempo, mucho más del previsto, pero después de casi dos meses Alfonso Fernández Mañueco ha tomado su decisión con respecto al presidente del Consejo Consultivo. La jugada ha sido doble en clave salmantina: contenta a un afín que sonaba como candidato a la alcaldía, y el acuerdo confirma también a un veterano como Emilio Melero que, ya con la edad de jubilación cumplida, logra conservar el chollo de 73.000 euros más coche por ser miembro del Consejo de Cuentas.

 

Después de tener que retirar a su candidato, el presidente 'popular' se dió un mes para conseguir un acuerdo y ahora ha propuesto a Agustín Sánchez de Vega como candidato al Consultivo tras la propuesta fallida de Fernández Santiago y para desatascar los nombramientos en este consejo y el de Cuentas: 8,4 millones de euros de presupuesto y seis jugosos puestos. El PSOE se negó a aceptar a Fernández Santiago, el primer candidato que propuso el PP, lo que obligó a volver a negociar.

 

El elegido es una persona afín a Fernández Mañueco, con el que fue concejal, pero al que en 2015 pidió un 'descanso' en la vida política por temas profesionales. Profesor titular de Derecho Constitucional en la Universidad de Salamanca, el presidente popular logra con su propuesta colocar en el puesto a alguien muy cercano y, de paso, quitarse de encima a José Manuel Fernández Santiago, un veterano del PP en la administración regional, señalado por su aparición en el 'caso Gürtel' por un supuesto soborno en la concesión de una autovía.

 

En teoría, el cambio de candidato despeja la situación. El PP mantiene el resto de candidatos al Consultivo y al Consejo de Cuentas, seis puestos en total, que se reparte con el PSOE a razón de dos candidatos en cada consejo para los populares y sendos de los socialistas. Estos últimos mantienen también a Francisco Ramos para el Consultivo y Emilio Melero para el de Cuentas. Si hay acuerdo, quedarán desbloqueados los nombramientos.

 

 

Presidente del Consultivo

 

Sánchez de Vega tiene una larga trayectoria en puestos políticos. De hecho, ha sido delegado de la Junta de Castilla y León en Salamanca y fue concejal durante el primer mandato de Fernández Mañueco en la alcaldía de Salamanca. En 2015 salió de las listas tras haber sido teniente de alcalde e incluso alcalde accidental en algún período vacacional, pero Mañueco le ha mantenido cerca: es responsable de la secretaría de Asesoría Jurídica en la ejecutiva regional que nombró el presidente del PP regional.

 

Esa relativa cercanía ha situado a Sánchez de Vega en el amplio abanico de posibles candidatos del PP a la alcaldía de Salamanca, un puesto que es todavía una incógnita y del que el salmantino se cae con su nombramiento, lo que también aclara un poco la situación a Fernández Mañueco.

 

 

Melero, otro mandato en el Consejo de Cuentas

 

En cuanto al caso de Emilio Melero, el salmantino consigue lo que quería: la continuidad en el puesto que se buscó tras terminar su carrera política. Aunque propuesto por el PSOE, su continuidad dependía en buena medida de la decisión de Alfonso Fernández Mañueco y su plácet a los nombres que han puesto sobre la mesa los socialistas.

 

Melero, que no ostenta cargo alguno en el PSOE desde 2008, encontró en 2012 en el Consejo de Cuentas un retiro dorado tras ver finiquitada su prolongada carrera política. Según el portal de transparencia de la institución, la retribución del cargo de consejero de este órgano fue en 2017 de 73.331,66 euros, superior al del presidente; además, tiene a su disposición un coche oficial para sus desplazamientos. La sede está en Palencia, pero es fácil verle en las Cortes de Valladolid. Un puesto que aspiraba a conservar a pesar de que ya ha cumplido los 65 años, el pasado mes de mayo.

 

Apartado de las listas tras su última legislatura en las Cortes como procurador, su destino era reincorporarse a su puesto de trabajo como maestro (tiene plaza en el Instituto Torres Villarroel), pero no lo hizo. En su lugar, se liberó en el sindicato UGT a la espera de que fructificara su ingreso en el Consejo de Cuentas como consejero, cosa que finalmente sucedió. Ocupa el puesto desde marzo de 2012, su último mandato se ha alargado y ahora aspira a otros tres años. Antes fue secretario provincial del PSOE durante 18 años (hasta octubre de 2008), concejal del Ayuntamiento de Salamanca y diputado provincial, consejero en la extinta caja de ahorros salmantina y procurador en las Cortes regionales.