Mañueco asume la decisión del Supremo y recalca que el toque de queda ha sido "fundamental" para frenar la pandemia
Cyl dots mini

Mañueco asume la decisión del Supremo y recalca que el toque de queda ha sido "fundamental" para frenar la pandemia

Alfonso Fernández Mañueco, durante su comparecencia. Foto: Ical

Cree que hay controversia jurídica sobre la legalidad del toque de queda anticipado y no habla de demandas de hosteleros porque la decisión se tomó "buscando la protección de la salud y de la vida de las personas, no el perjuicio para nadie".

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha avanzado que este miércoles, 17 de febrero, se publicará el acuerdo que deja sin efecto el toque de queda a las 20.00 horas para establecerse entre las 22.00 y las 6.00 horas. Así lo ha señalado el presidente autonómico después de que este martes el Tribunal Supremo haya dejado sin efecto el adelanto del toque de queda a las 20.00 horas, vigente en la Comunidad desde el pasado 16 de enero. Una decisión que la Junta asume, "como no puede ser de otra manera", aunque el toque de queda haya sido, según ha insistido Mañueco, uno de los elementos fundamentales para frenar la pandemia".

 

De manera complementaria, Fernández Mañueco ha señalado que se ha celebrado un Consejo de Gobierno Extraordinario en el que se han adoptado una serie de medidas "para favorecer el aislamiento entre personas, reducir contactos y evitar contagios", por lo que se establece como horario máximo las 20.00 horas para establecimientos y servicios que tienen permitida su apertura, a excepción de las actividades esenciales.

 

El presidente de la Junta ha insistido en que la Junta "asume" la decisión del Alto Tribunal, si bien precisa que lo único que ha hecho es "dejar sin efecto" la medida ya que, a su juicio, no ha entrado "en el fondo del asunto", algo para lo que aún habrá que esperar "varios meses".

 

Al hilo de esta argumentación, Mañueco ha esgrimido que el auto descarta la imposición de costas a ninguna de las partes, "dada las características de la controversia y la dificultad jurídica que implica". "Esto pone bien a las claras que la cuestión que estaba en debate tenía su controversia jurídica", ha matizado para señalar que la decisión "en modo alguno" condiciona la labor de los servicios jurídicos de la Junta.

 

En este punto, el máximo responsable del Ejecutivo autonómico ha querido destacar que el equipo de Gobierno siempre ha actuado "con responsabilidad" y que la medida se adoptó para "proteger" la vida y la salud de las personas y siempre atendiendo a los informes "jurídicos y sanitarios". "Esta medida, junto con los cribados masivos, el rastreo y el trabajo de los profesionales sanitarios ha permitido el vertiginoso descenso, un 50 por ciento semanal, de los contagios", ha asegurado.

 

Ha evitado, por otra parte, entrar en comparaciones con otras autonomías, con niveles similares en cuanto al descenso de la Incidencia Acumulada sin haber tomado esta decisión. Así, ha recordado que en Castilla y León, además del incremento de contagios, la ocupación hospitalaria, sobre todo en UCIs, es "muy preocupante" y ha recordado que en estos momentos hay más pacientes COVID en intensivos que en el "pico de la segunda ola". "A toro pasado todos nos arrimamos", ha espetado.

 

Posibles demandas

Sobre si teme una oleada de demandas de la hostelería por 'lucro cesante', Mañueco ha mostrado su respeto y entiende que se tomen las acciones que se crean "convenientes" para defender sus derechos. "No me voy a poner en posición de juez, sería muy atrevido. Respeto las decisiones que cada uno pueda tomar, tenemos el aval de nuestros servicios jurídicos y las decisiones que se están adoptando desde que comenzó la pandemia van buscando la protección de la salud y de la vida de las personas, no el perjuicio para nadie", ha explicado.

Más dudas ha tenido a la hora de responder sobre lo que pasará con las sanciones impuestas por incumplir el toque de queda de las 20.00 horas. En este sentido, ha apuntado que serán los servicios jurídicos los que determinen si se tienen que "tramitar" o quedar en "stand by" hasta que el Tribunal Supremo se pronuncie definitivamente.

Tampoco cree que la sociedad, a la que ha agradecido su esfuerzo para doblegar la curva de contagios, se encuentre "confundida" y entiende que la mayoría social, con la "soledad de las calles a partir de las 20.00 horas", ha respaldado estas medidas.

IGLESIAS Y RELAJACIÓN DE MEDIDAS.

También ha respondido a las críticas por parte de la jerarquía eclesiástica por los aforos. Mañueco ha recordado que Castilla y León fue una de las autonomías menos restrictivas en la segunda ola, algo que lamenta haya caído en el olvido. Además, ha reclamado a todas las confesiones religiosas que adopten medidas sobre las entradas y salidas de los lugares de culto por ser "peligrosas" para que se produzcan contagios de COVID-19.

El presidente de la Junta ha pedido que se espere a que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre estas restricciones para tomar las decisiones pertinentes que, ha aclarado, no tiene con fin impedir el derecho de la libertad religiosa, que aun siendo un derecho fundamental está "por debajo" del derecho a la vida.

Todas estas medidas continuarán, como mínimo, hasta el 23 de febrero y ha advertido que la desescalada se realizará sin prisa para no "tirar por la borda" el esfuerzo de una sociedad a la que ha pedido mantener la "guardia alta" hasta que se haya conseguido el "objetivo de la vacunación".

REDUCCIÓN DE CONTACTOS Y CONTAGIOS

Por último, Mañueco ha anunciado que con el objetivo de seguir favoreciendo la reducción de contagios en el territorio de la Comunidad, la Junta va a adoptar una nueva medida consistente en el cierre a las 20.00 horas de los establecimientos, actividades y servicios que tienen permitida su apertura, con las excepciones fijadas en el Acuerdo que se publicará en Bocyl.

Este Acuerdo estará vigente, tras su oportuna publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad, desde las 20 horas de mañana, 17 de febrero de 2021 y hasta las 23.59 horas del próximo 23 de febrero, siendo esta medida objeto de seguimiento y evaluación continua con el fin de garantizar su adecuación a la evolución de los indicadores epidemiológicos, asistenciales, sociales, económicos y de movilidad en el conjunto territorial autonómico.

Fernández Mañueco ha insistido en que la Junta sigue esperando que el Gobierno de España dote a las comunidades autónomas de instrumentos jurídicos eficaces para actuar contra la pandemia. Así, ha reclamado que es necesaria una nueva normativa sanitaria ordinaria que permita tomar medidas sin recurrir al estado de alarma y ha anunciado que volverá a solicitar al presidente del Gobierno la convocatoria urgente de una Conferencia de Presidentes, ya que la última se celebró el pasado 26 de octubre.