Mañueco acelera la ejecución de las grandes obras para llegar a tiempo al 'corte de cinta'

Palpable aumento del ritmo de trabajo en el parque de La Alamedilla, la ciudad deportiva, el parking de calle La Radio o las pistas y parque del río, entre otras: el número de operarios y la actividad han crecido exponencialmente en las últimas semanas. El objetivo, que estén listas antes del 31 de marzo.

"El que tenga prisa, que meta gente". Es un dicho muy frecuente que ejemplifica cómo adelantar trabajo cuando corre prisa. Y parece que el Ayuntamiento de Salamanca sí tiene prisa. Al menos, en algunas de las obras más vistosas de las muchas que se están ejecutando en este final de legislatura, para el que el equipo de Gobierno se ha reservado una veintena de actuaciones, más o menos, la mitad de todas las que se han hecho en cuatro años.

 

No hay más que pasarse por algunas de las obras de mayor volumen para comprobar que el ritmo es frenético, muy superior que el de hace unas semanas, cuando en muchas de estas actuaciones sorprendía la baja actividad. Ahora es evidente que se trabaja a fondo no solo para cumplir plazos, sino para adelantarlos. El motivo, las limitaciones para los actos de inauguración.

 

Según la ley electoral, las inauguraciones y 'cortes de cinta' dejarían de estar permitidas en el momento que se convoquen las elecciones. Previstas para el día 24 de mayo, la convocatoria tiene que ser publicada, como mucho, 54 días antes. Eso supone que el día 31 de marzo, este mismo mes, sería la fecha límite para presumir de inversiones. Eso obliga a acelerar las obras en aquellas que puedan ser susceptibles de actos electorales, entre las que se cuentan el nuevo parque del arroyo del Zurguén, la ciudad deportiva de La Aldehuela, el parque de La Alamedilla o el parking de la calle La Radio; no son las únicas actualmente en marcha (hay multitud de aceras y rotondas como la de la UDS), pero esas cuatro pueden ser la base de un calendario de actos promocionales. Así que hay que adelantar trabajo, y mucho, para que tengan un aspecto próximo al de finalizados, aunque para la puesta en servicio hay margen.

 

 

LAS OBRAS DE LAS PRISAS

 

Así ocurre en el nuevo parque público en la desembocadura del arroyo del Zurguén, adjudicada el 4 de noviembre y para la que se firmó contrato el día 13 de ese mes, con cinco meses de plazo para ejecutarlo, con lo que tendría margen hasta mediados de abril, fuera de tiempo para actos electorales. Sin embargo, la velocidad de la obra es elevada, algo que sin duda tiene que ver con la gran cantidad de operarios (hasta una treintena) que trabajan en el parque, el auditorio, el puente... y que desde hace unas semana hacen 'volar' la obra.

 

Otro tanto ocurre con la ciudad deportiva de La Aldehuela, que ha pasado de estar meses parada a que se trabaje incluso en el edificio de la pista cubierta y el velódromo. Al menos 40 personas trabajan en todo el complejo, desde esas dos grandes instalaciones al resto de equipamientos. El complejo tendría que haber estado abierto en septiembre, pero problemas con la empresa retrasaron la firma del contrato hasta noviembre. En todo caso, vuelve a ir tarde porque antes de acabar enero tendrían que haber estado terminados varios campos y un nuevo acceso. Y antes de abril, todas las instalaciones salvo pista cubierta y velódromo. Parece que se ha apostado por saltarse el primer plazo y tener casi todo listo antes del segundo.

 

En la misma situación está la reforma del parque de La Alamedilla, un contrato firmado a finales de noviembre, con cinco meses de plazo para las obras y que estaría en tiempo a finales de abril. En pocas semanas ha cogido ritmo y se nota una mayor actividad de maquinaria y personal que han hecho avanzar, por ejemplo, el nuevo estanque, que se ha pasado semanas sin avances y que en poco tiempo está casi terminado.

 

Y lo mismo en el caso del parking de la calle La Radio, que tendría que haber estado terminado a finales de enero y que se ha retrasado. Eso sí, desde hace un par de semanas el ritmo es frenético para terminar la urbanización, instalar vallado e iluminación y asfaltar, tarea para la que este mismo jueves cinco camiones aguardaban en la entrada de la calle Peñarada, aneja al parking. Una pista que indica que esta puede ser el próximo 'corte de cinta' de campaña electoral.