Mañueco abre otro frente contra la Junta con las vacaciones escolares de Semana Santa

Fernández Mañueco en Salamanca.

El presidente del PP de Castilla y León apuesta por hacer coincidir vacaciones escolares con los días centrales de Semana Santa, en contra del criterio estrictamente educativo de la consejería.

Los partidos de la oposición lo llaman directamente guerra interna por el poder en la Junta; y desde el PP echan balones fuera y navegan entre las declaraciones del presidente del partido y el presidente de la Junta. Pero sin duda, las varias discrepancias que han manifestado Herrera y Mañueco sobre diversos temas dan la sensación de que hay muchas cosas en las que los puntos de vista son, cuando menos, discordantes. De paso, tensa la cuerda con consejeros que navegan obligados a mostrarse prudentes con su actual jefe y con el presumible del futuro.

 

Así ha ocurrido con la sanidad, "desordenada" según Mañueco, todo lo contrario de lo que ha defendido Herrera en Cortes.. y de lo que opina la oposición, que ve postureo, cinismo y la misma culpa de uno y otro en el desastre de las listas de espera. También con la propia sucesión del presidente de la Junta a favor del presidente 'popular'. O con las mejoras laborales a los empleados públicos, que Mañueco se ha apresurado a anunciar incluso antes de que se firme el decreto... y de que la Junta fije postura.

 

El PP de Mañueco se está acostumbrando a discrepar de cómo gobierna la Junta de Herrera, y ahora abre un nuevo flanco. Esta vez es a cuenta de las vacaciones escolares de Semana Santa y de su ubicación en el calendario. Una cuestión sobre la que hace mucho que la consejería de Educación fijó postura: se colocarán por criterios estrictamente educativos. Así lo anunció cuando aprobó el calendario de este año, cuando las vacaciones escolares no coincidirán con la semana de pasión, sino con la posterior.

 

Sin embargo, para Fernández Mañueco esos criterios educativos, establecidos por la consejería y los sindicatos, y que además van a tener en cuenta la opinión de toda la comunidad educativa, no tienen tanto peso como la tradición. El alcalde y presidente del PP asegura que la coincidencia de las vacaciones escolares con la Semana Santa es "un deseo de la sociedad" y se ha posicionado del lado de las juntas de cofradías que son las que claman por la coincidencia de vacaciones y días centrales.

 

Al posicionarse, Mañueco no sólo olvida que la Semana Santa es en unas fechas cada año y que eso afecta de manera importante al calendario escolar, a los trimestres y al tiempo que hay para impartir materias y evaluarlas. La 'pasión' descoloca cada año el calendario, descompensando los días lectivos de cada trimestre. Pero es que además Mañueco contradice los argumentos del consejero de Educación y la realidad de los datos.

 

Decir que sólo nueve centros escolares de toda la región, incluida la educación concertada, han solicitado el cambio del periodo vacacional y sólo seis lo consiguieron; cuatro son de Zamora y dos de León. Así que donde Mañueco ve "un deseo de la sociedad" hay sólo nueve peticiones de modificación de las vacaciones. En su propuesta para que, a partir de 2019, las vacaciones de Semana Santa coincidan con la Pasión, Mañueco se topa con una realidad: eso ya está decidido... y con criterios educativos.

 

"Él manifestó un deseo y si a partir de 2019 tiene responsabilidades, dependerá más de él que de mí. Pero hasta 2019, si no cambian las cosas, la hoja de ruta que tenemos es que este año las vacaciones caen en la semana de Pascua, el año que viene caen en la semana de Semana Santa, porque es lo que toca, y para el siguiente hay ahora mismo una reflexión del Consejo Escolar, en el que están representantes de padres, profesores... Es decir, la comunidad educativa", ha respondido el consejero de Educación, Fernando Rey, que no duda en recordar que él entonces no tomará la decisión porque no va a seguir.

 

Rey siempre ha defendido que el hecho de que las vacaciones escolares de este período caigan en una semana u otra depende del equilibrio de los tres trimestres y el reparto de las 178 jornadas lectivas. En 2018 ha caído así para evitar descompensar segundo y tercer trimestre, y para 2019 (ya se ha fijado el calendario escolar) coincidirá con la Pasión, pero por el mismo motivo: equilibrar la carga lectiva de cada trimestre. "Puede ser una decisión política, puede tomarse en contra de la voluntad de la comunidad educativa, es una opción, pero no me parece razonable", asegura Rey.

Noticias relacionadas