¿Manipulación en la mesa de porcino ibérico de la Lonja de Salamanca?

(Foto: Chema Díez)
Ver album

El industrial Luis Ramos, harto de la decisión de subida del presidente, optó por no cotizar lechones, marranos y tostones y dijo estar cansado de "la manipulación de la Lonja".

La mesa de porcino ibérico de Salamanca sigue dando que hablar y no por aspectos muy positivos. Y es que, una jornada más, los sectores ganaderos e industrial ven dos mercados completamente diferentes, algo que ya se ha convertido en habitual.

 

Además, en esta sesión, el vocal Luis Ramos, del sector industrial, mostró su disconformidad con la decisión del presidente, Julián Barrera, de subir 0,01 euros el valor de los cochinos de cebo y cebo de campo, después de la petición de subida de esa cantidad por parte de los ganaderos y de repetición por parte de los compradores.

 

Es más, tras conocer la decisión del presidente, se negó a cotizar el precio de lechones, marranos y tostones y en el transcurso de la mesa, indicó. "Esto es una manipulación de la Lonja"... ¿tendrá razón en el fondo? No obstante, este sector siempre se ha visto rodeado de polémica por la fijación del precio y los intereses creados en él y la Lonja de Salamanca puede verse influida por estos mismos hechos.

 

Los lechones, por su parte, cotizaron a la baja igual que los tostones grandes, mientras que en el blanco, subida de 0,01 euros para los cerdos selecto, graso y normal y repetición para cerdas y tostones con una bajada de 2 euros para los lechones.

 

Por otro lado, la mesa de ovino se puso totalmente de acuerdo para repetir, sin ninguna oposición, el precio de los lechazos y los corderos.

Noticias relacionadas