‘Manchada con sangre, lavada con sol’

Entre los miles de españoles que llenaron ayer las calles de Madrid para exigir que ninguna marca política vinculada a ETA se presente a las próximas elecciones del 22-M, estuvieron numerosos salmantinos.
J. ROMERO

Muchos acudieron con sus vehículos propios. Otro medio centenar lo hizo, como en otras más de cuarenta localidades de todo el territorio nacional, con el autobús que puso a su disposición la AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo), que salió pasada la una de la tarde desde la plaza Gabriel y Galán. Un viaje que contó con el acompañamiento de numerosas banderas españolas, un preludio de lo que horas después habría en las calles madrileñas, con un claro mensaje al Gobierno: evitar que ETA entre en las instituciones tras las elecciones del 22-M. Manchada con sangre, lavada con sol, rezaba una de las enseñas nacionales que portaba uno de los manifestantes salmantinos.

En nombre de ellos, antes de salir hacia Madrid, Francisco resumía, en declaraciones a este periódico, el significado de esta protesta. “No queremos que los etarras estén en los ayuntamientos, no queremos que tengan opciones de estar”, señalaba. “Esperamos que no se cuelen, que el Gobierno aporte todas las pruebas a la Policía y a la Abogacía del Estado”, añadía instantes antes de salir rumbo hacia la capital de España para participar en una de las protestas más multitudinarias de la historia reciente sobre la lucha antiterrorista. Una exigencia al Estado que esconde ciertas dudas sobre la actitud del Ejecutivo central en las últimas horas. “Hay muchos actos que son contradictorios con lo que se dice”, expuso Francisco en la plaza Gabriel y Galán.

Ante su mirada, decenas de representantes de CNT-AIT protestaban en la avenida de Mirat contra la situación económica. Francisco declara confiado antes de subirse al autobús que la respuesta de la ciudadanía en Madrid sería mucho más masiva, “sí, por supuesto”. Y así fue.