'Malos tragos', El infierno del alcoholismo: "Cuando dejas de beber no sabes vivir"

Juan Luis y Juan, alcohólicos anónimos (Foto: T. Navarro)

Dos veces por semana comparten mesa y experiencias en busca de la consolidación de su voluntad y la comprensión que necesitan para salir adelante

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS

 

Teléfono: 646 789 550 

web: http://www.alcoholicos-anonimos.org

 

O acude personalmente en salamanca:

GRUPO FÁTIMA: Martes, jueves y viernes a las 20.00 horas. 

C/Bolivar,45. Parroquia.

GRUPO SALAMANCA: Lunes y miércoles.

Paseo del Rollo,53 (Parroquia)

El abuso del alcohol provoca una de las adicciones más difíciles de superar. El que la padece no puede frenar el deseo compulsivo que experimenta. Cada noche se promete una y otra vez que al día siguiente no beberá pero basta con una gota para que su voluntad quede anulada. En tribunasalamanca.com nos hemos acercado al infierno del alcoholismo a través de historias que hablan de sufrimiento y pérdida de autoestima.

 

El problema es que el alcohol forma parte de nuestra cultura, está presente en celebraciones, con él se sellan negocios y nos acompaña a lo largo de nuestra vida con una naturalidad pasmosa, pero también es una droga. Lo certifica el número de personas que están enganchadas a ella.

 

En España se sabe que son unos dos millones de adictos al alcohol. Es la droga legal socialmente mejor tolerada. En el centro que la Asociación de Alcohólicos Anónimos de Salamanca nos abre las puertas para conocer de cerca el esfuerzo y la dedicación personal de un gran equipo que lucha contra las adicciones. Para ellos es más que trabajo.

 

"Sus nombres son Jose y Juan Luis: "Soy un alcohólico", dicen para presentarse. Es una frase que suena familiar incluso para aquellos que nunca han asistido a una reunión de Alcohólicos Anónimos (AA). Quienes están aquí tienen algo en común: su dependencia del alcohol. Aunque vienen de diferentes sectores de la sociedad y tienen distintas ocupaciones e historias de vida.

 

El formato de la reunión es simple: una presentación, una lectura, el testimonio de un miembro, luego una discusión abierta en la que cualquiera de los presentes puede compartir sus preocupaciones. En sus miradas se puede ver que la vida les ha golpeado con fuerza. 

 

Juan Luis dice que empezó a beber con 14 años, tiene 54 y hace siete que lo dejó. "Me fui metiendo poco a poco, los fines de semana hasta que fue diariamente, dependía del alcohol todos los días", lamenta. "No sabía que era alcohólico, me pasaba el día borracho, me iba del trabajo para beber y hasta sin cobrar...", la necesidad 'apretaba' "cada dos horas". Ha pasado por varios centros de desintoxicación y cuando salía "era peor, bebía el doble, es un vacío que sientes que te hace volver a la botella". 

 

Pero esto no va solo, sufren también sus familias, "los destrozamos, tuve un grave accidente en el trabajo, me caí y estuve a punto de quedarme parapléjico... me levantaba por las mañanas con temblores, dormía muy poco, la ansiedad era enorme, es un sufrimiento, estás encadenado... cuando estás metido ahí no sabes que hacer y cuando dejas de beber tampoco". 

 

Por su parte, a Juan fueron su mujer y sus hijos los que le dieron un ultimátum. "O el alcohol o ellos". Él también empezó a la misma edad que Juan Luis. "Bebía para gustar a la gente... el alcohol me gustaba, me deshinibía. Años más tarde me dieron infartos y anginas de pecho con 39 años, todo resultado de lo mismo". Ahora tiene 60 años, "llevo quince en la asociación intentando ayudar a los que se ecuentran en el mismo camino, hay que aprender a vivir sin beber". Después de una adicción, aprender a vivir sin alcohol "no es fácil pero se consigue".

 

 

La asociación

Alcohólicos Anónimos es una comunidad de personas con un frente común, la adicción al alcohol. Ellos mismos se convierten en una cadena de voluntad a la que asirse. La única medicación que consumen es la empatía, y la  consiguen compartiendo sus experiencias y confesando sus respectivas situaciones. De esta manera entienden que no son un caso aislado, que la enfermedad del alcoholismo es más frecuente de lo que pensaban antes de ponerse en contacto y que la única manera de superarla es su aceptación y la voluntad individual.

 

Actualmente en Salamanca una decena de afectados acude de forma constante a las reuniones, pero la cifra aproximada de personas que los visitan por primera vez cada mes es de cuarenta y, de ellas, solamente permanecen dos, los demás no son capaces de asumir su enfermedad y lo habitual es que ese paso tarde en llegar.

 

Entre los más jóvenes, entre los 18 y los 25 años se cuentan también numerosos casos, pero muy pocos de ellos siguen adelante con las terapias colectivas porque no se conciben dentro del problema y no reconocen su enfermedad, factor que resulta condición básica para el inicio de la recuperación.

 

La única condición para incorporarse a las reuniones es ir voluntariamente, no elaboran campañas de promoción para captar miembros y tampoco tiene ningún coste asistir más que las aportaciones básicas para su mantenimiento que surgirán de la iniciativa individual. En Salamanca, concretamente, las reuniones tienen lugar en espacios cedidos por parroquias que cobran un alquiler simbólico por el uso de sus salas.

 

Actividades

El próximo día 30 de noviembre se llevará a cabo una reunión abierta e informativa a partir de las 17.00 horas en los locales del Grupo Salamanca, Paseo del Rollo 53 (Parroquia). Desde las 16.00 horas, miembros del citado grupo estarán a disposición de todo aquel que quiera algún tipo de información. 

Comentarios

Más ayudas 22/11/2019 14:36 #1
Ojalá se destinen más medios y ayudas y se luche de verdad porque esta lacra que destroza personas y familias se deshaga para que no caiga más gente en este infierno. Prevención, formación y no acceso a bebidas alcohólicas a menores.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: