Macroestafa en Alba: Barbarín pedía créditos a espaldas de sus clientes para comprar coches y se quedaba con parte del dinero

El acusado a la entrada en la Audiencia Provincial (Foto: T. Navarro)

La mayoría de las partes se adhieren a la pena solicitada por el Fiscal, cinco años de prisión y doce meses de multa a tres euros por día. Por su parte, el BBVA  no está conforme y pide 42 años de prisión y 1,8 millones de euros. 

Andrés Barbarín Briñón se ha sentado este 10 de abril en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Salamanca a partir de las 9.30 horas tras declararse autor confeso de una macroestafa relacionada con la venta y reparación de vehículos en Alba de Tormes en la que, al menos, 180 personas resultaron afectadas y por el que el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), que le pide 42 años de prisión y 1,8 millones de euros de indemnización. Por su parte, el Fiscal pide cinco años y tres meses y una multa de 3 euros al día durante doce meses. 

 

 

Tras casi dos horas, el acusado ha sido llamando a la sala y se ha acogido a su derecho a no declarar. Posterormente, la mayoría de las partes se han mostrado de acuerdo a la pena que solicitan el Fiscal y la defensa.

 

Por la Audiencia Provincial han desfilado numerosos testigos, entre ellos, algunos Guardias Civiles especializados en patrimonio que han participado en el proceso y que han corroborado el 'modus operandi' del presunto autor de los hechos, que en aquel momento actuaba como intermediario del BBVA. "Algunos de los afectados formalizaron su denuncia en la comandancia de Alba de Tormes y tras las investigaciones, pudimos ver que alteraba todos los datos, es decir, modificaba los DNI, falsificaba los domicilios, el año de nacimiento y cambiaba los números de teléfono...", han asegurado. Para ello se valía de la actividad de gestión de las empresas Auto Ambar S.L., Barbarín Herráez S.L. y la Correduría de Seguros La Estrella en Alba de Tormes.

 

Al parecer, pedía créditos a espaldas de sus clientes, vendía coches que llevaban a reparar a sus talleres o incluso se apropiaba del dinero de vehículos que tenía en depósito para la venta, hasta que en septiembre de 2010 fue descubierto."Pedía créditos al banco por valor, por ejemplo de 20.000 euros, y el coche valía 15.000 euros, él se quedaba con el resto... en alguna ocasión, estafó completamente a las víctimas, las cuales declararon que nunca habían pedido dichos créditos", han segurado los testigos. "Debo 36.000 euros al banco de un coche que nunca he comprado", señalaba una de las afectadas en el escrito de calificación.

 

 

En este sentido, P. I. C., director del BBVA hace ya más de seis años, ha asegurado que el banco es uno de los principales damnificados al haber tenido que hacer frente a la devolución del dinero estafado a la gran mayoría de las víctimas, en total, 113. Una vez se enteraron de lo ocurrido, dieron de baja el "sistema electrónico a través del cual Barbarín operaba y enviaba los datos de cada cliente... también lo hacía por fax pero alertamos para que este señor no pudiera estafar a nadie más".  Por ello, asegura que no está de acuerdo con la pena que solicita el Fiscal y pide que se le haga responsable civil de los delitos. 

 

Primera declaración

"Reconozco todos los hechos y no voy a responder a ninguna pregunta". Éstas fueron las únicas frases pronunciadas por Barbarín Briñón en una comparecencia ante el juez instructor, en octubre de 2015. Tras casi tres años en prisión provisional quedó en libertad a la espera de juicio y se mudó a Navarra, su lugar de procedencia y donde volvió a ser detenido por el mismo tipo de delitos.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: