Luz, gas, carburantes, peajes, el agua, el tiquet de la zona azul... todo lo que pagaremos más caro en 2018

Todo lo que pagaremos más caro con la entrada del nuevo año: todos los recibos básicos subirán. El billete del tren a Madrid será casi la única excepción.

El nuevo año comienza con las ya tradicionales subidas de precios. Algunas, como consecuencia de una tendencia alcista; otras, como parte de las actualizaciones; todas, las de carácter nacional o local van a subir los costes de los salmantinos. Un dato: sólo en suministros de agua, luz y gas un hogar medio gasta unos 110 euros al mes y esa factura va a subir.

 

En lo que se refiere a la energía, los precios del sector empezarán el año al alza por el alto precio del petróleo. Así, esta tendencia alcista en el precio del petróleo en el último trimestre del año ha llevado a los combustibles a escalar a niveles máximos. El precio medio del litro de gasóleo se sitúa en los 1,137 euros, su nivel máximo desde julio de 2015, según los últimos datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE). Por su parte, el precio del litro de gasolina alcanza los 1,235 euros. En el caso de Salamanca, el precio de la sin plomo se ha mantenido todo el año, mientras el del gasóleo ha repuntado ligeramente: ambos están entre los más baratos del país.

 

En el caso de la luz,  la parte regulada del recibo (que representa en torno al 41% de la factura) se congelará para este año, de modo que la evolución de la factura dependerá del comportamiento del mercado mayorista, conocido como 'pool', que afecta a algo más de un tercio del recibo. No obstante, la tensión en el 'pool' se mantendrá, al menos en el arranque del año, aunque no será tan aguda como la de enero de 2017. Aún así, la factura de la luz ha cerrado 2017 con un encarecimiento interanual de más del 10%: según Facua, el recibo del usuario medio se ha elevado a 75,59 euros mensuales (impuestos indirectos incluidos), frente a los 68,20 euros de 2016 (7,39 euros más).

 

Mientras, la tarifa de gas natural, a pesar también de la congelación de los peajes, recibirá en enero a los consumidores domésticos en 2017 con una fuerte subida del 6,2% frente al precio del trimestre anterior debido a ese encarecimiento de las materias primas. Por su parte, la bombona de butano subió un 2,1% el pasado mes de noviembre, con un precio máximo de 14,45 euros, y no se revisará hasta el tercer martes de enero.

 

En cuanto a los recibos de hogar, los salmantinos empezarán 2018 con el repunte de varios impuestos, entre ellos, el del agua, que se actualiza al IPC con un 0,9% de subida. Y no será el único. El Gobierno del PP habla de congelación generalizada, pero lo que hay son subidas para diez precios públicos: con la subida de precios como la zona azul, el agua, la piscina del Helmántico y otros, no se puede hablar de congelación... porque además no baja ningún impuesto y algunos se mantienen en máximos como el IBI y el de circulacíon. Así quedan los impuestos en Salamanca para 2018.

 

 

En el caso de la telefonía, Telefónica ha decidido congelar por quinto consecutivo a partir de enero la cuota de abono, que se mantendrá en los 17,40 euros IVA incluido, una medida que afecta cada vez a menos clientes, ya que solo la pagan los de telefonía fija y banda ancha fija que no tienen contratado ningún paquete de servicios como Fusión. Estos paquetes subirán 5 euros a cambio de más velocidad, a partir de febrero, y es de esperar que el resto de operadores acabe haciendo lo mismo.

 

En cuanto a las tarifas de tren, Renfe congelará por el momento los precios de los billetes de Cercanías y de Media Distancia convencional en 2018 por tercer año consecutivo, después de haber subido a principios de año un 1% el precio de los trenes AVE y de Larga Distancia, lo que encareció el billete 48 céntimos de media. En el caso de Salamanca, la suerte es que el tren rápido hacia Madrid ha sido declarado de obligado servicio público y bajará sustancialmente sus precios: se podrá sacar a partir de 14.15 euros.

 

A su vez, el precio medio del peaje de la red de autopistas dependientes de la Administración del Estado subirá un 1,91% a partir del 1 de enero, lo que supondrá su primer incremento en tres años, tras los descensos registrados en 2016 y 2017. La subida coincide con la recuperación de los tráficos y con el 'rescate' de las nueve vías de pago quebradas, previsto para enero, y su posterior relicitación a lo largo del próximo año por parte del Ministerio de Fomento.

 

Respecto a las tasas aeroportuarias, Aena aprobó en julio la propuesta de tarifas aeroportuarias aplicables para 2018, que supondrá una rebaja del 2,22% a partir del 1 de marzo, coincidiendo con el inicio de temporada alta para el sector aéreo, siguiendo lo establecido en el Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA). Hay que recordar que Fomento ha elevado la subvención del precio de los billetes de transporte aéreo y marítimo de los residentes en territorios no peninsulares del 50% al 75%.

 

Además, desde abril de 2017 se aplica en los aeropuertos estacionales un descuento del 5% en la tasa de pasajeros a los viajeros adicionales de cada ruta durante la temporada de invierno y un 5% adicional si la compañía mantiene al menos el mismo número de pasajeros en la ruta en la de invierno de 2018.

 

El sello para el envío de cartas y tarjetas postales normalizadas y de hasta veinte gramos de peso a destinos nacionales subirá un 10% el 1 de enero de 2018, de forma que pasará a costar 0,55 euros, frente a los 0,50 euros actuales. Se trata de la tercera mayor subida que esta tarifa postal, considerada de servicio publico, registra en la última década, tras las del 11,1% de este año 2017 y la del 10,5% que experimentó en 2015.