Lunes de Aguas de cuatro en cuatro o de seis en seis: la norma, lo previsto y lo que dice la lógica
Cyl dots mini

Lunes de Aguas de cuatro en cuatro o de seis en seis: la norma, lo previsto y lo que dice la lógica

El cambio de reglas por el fin de la Semana Santa genera confusión para el día tradicional de Salamanca: será de 4 en cuatro aunque la realidad es que sólo se vigilarán las aglomeraciones.

Grupos de personas en los entornos del Puente Romano, con las catedrales de fondo.

La coincidencia ha querido que el próximo día 12 de abril, Lunes de Aguas, sea uno de los primeros días con las 'nuevas' normas tras decaer las excepcionales de Semana Santa. Mientras esperamos qué da de sí la ya anunciada cuarta ola en cuanto a restricciones, se vuelve al escenario previo a las fechas vacacionales, pero ¿cuál es? ¿Qué medidas contempla?

 

TRIBUNA ha hecho ese ejercicio y el resultado serían las nuevas normas: toque de queda, confinamiento perimetral y restricciones vigentes. Pero la realidad es que no está tan claro porque, además, se genera una cierta contradicción que llega justo para la celebración salmantina por excelencia. De momento, la primera consecuencia es que la norma de la Junta y lo anunciado en primer lugar por el Ayuntamiento de Salamanca eran diferentes para el Lunes de Aguas, por un simple y pequeño matiz. 

 

La gran duda es sobre el número de personas autorizado en reuniones. Todos tenemos claro que no se pueden dar aglomeraciones, que se recomiendan actividades al aire libre, que hay que llevar mascarilla y guardar la distancia y que es mejor no mezclar grupos de no convivientes. Hasta ahí, correcto, pero ¿cuántas personas nos podemos juntar? Los grupos, ¿son de seis o de cuatro? Veamos.

 

La norma

Tras decaer las normas especiales de la Semana Santa, el decreto vigente hasta este 9 de abril remite a un regreso a las normas del 15 de enero. Según esa norma, "la permanencia de grupos de personas en espacios de uso público, tanto cerrados como al aire libre, queda condicionada a que no se supere el número máximo de cuatro personas, salvo que se trate de convivientes".

 

No obstante, la Junta sólo lo ha especificado este viernes 'escondido' en la comunicación que envía a diario con los datos de contagios y la evolución de la pandemia. "La permanencia de grupos personales en espacios públicos y privados sigue limitada a cuatro personas no convivientes", reza la comunicación en la que recuerda que las normas de Semana Santa decaían la pasada medianoche.

 

Lo previsto por el Ayuntamiento

Esta semana el consistorio ha dado a conocer el dispositivo para este Lunes de Aguas especial, haciendo hincapié en el control de determinados lugares que habitualmente concentran la afluencia, que se vigilarán de manera especial con 50 agentes. En su comunicación, el consistorio anuncia que las reuniones serán de máximo seis personas. "La permanencia de grupos de personas en espacios de uso público, tanto cerrados como al aire libre, quedará condicionada a que no se supere el número máximo de seis personas, salvo que se trate de convivientes”, dice concretamente. Este viernes a última hora se modificaron las normas dotando con diez agentes más, la colaboración de la Policía Nacional y, especialmente, pasando de 6 a 4 el límite de personas en grupos tras aclarar la Junta la situación.

 

Este medio tiene constancia de que el consistorio giró consulta a la autoridad de decide las normas, la Junta, y se había interpretado que el límite en reuniones era de seis personas, una vez consultada la profusa normativa: los quince decretos y órdenes publicados de enero a marzo con medidas, contramedidas, restricciones y anulaciones contribuyen al generar el lío. Además, la norma que limita a cuatro es una orden y la que lo eleva a seis es decreto, en teoría, de rango superior.

 

Y la realidad es que la decisión del consistorio tenía su lógica. Ese número ha sido el máximo en varios momentos de la pandemia y es, además, el autorizado durante la Semana Santa en establecimientos de hostelería, por ejemplo, lo que contribuye a generar confusión. El enorme número de decretos y normativas sucesivas lo complica, pero finalmente se limita a 4.

 

Lo que dice la lógica

La realidad es que, al margen de que sean cuatro o seis, y sin menoscabo de la validez de las normas legales que dicta la Junta, lo que se va a perseguir son las aglomeraciones. En estos momentos siguen prohibidos los actos multitudinarios en la comunidad, pero en este caso se trata de una fiesta al aire libre. De ahí que se le aplique el límite de personas en reuniones. Sin embargo, lo normal es que se multe la presencia de grandes grupos: no hay agentes suficientes para controlar todos los grupos que se van a formar desde el Puente Romano y hasta La Aldehuela, en los parques, en Valcuevo, en la isla del Soto...

 

Desde primera hora de la tarde, la Policía Local estará vigilante para evitar que se produzcan aglomeraciones y activará un dispositivo especial de tráfico en caso de que se detecte un movimiento de vehículos superior al habitual. De esta manera, el Ayuntamiento de Salamanca cumple con su obligación de vigilancia y control, que ha realizado en toda la pandemia de manera ejemplar.