Los vecinos del Corona Sol pedirán el cierre del hotel en Industria y ante el TSJCyL

(Foto: De la Peña)

Doble ofensiva de los afectados tras echar la oposición por tierra la modificación del PGOU que el PP quería aprobar a medida del hotel para legalizarlo. Tras el fracaso, ahora quieren la ejecución de las sentencias que declaran ilegales las chimeneas y el cambio de uso a hotel.

Los vecinos afectados por el escándalol del hotel Corona Sol, el edificio ilegal que carece de todo tipo de licencias para permanecer abierto, van a seguir adelante para intentar que la promotora y el Ayuntamiento de Salamanca cumplan con las resoluciones judiciales. Así, el próximo paso será solicitar el cierre del hotel por dos vías, ante la delegación de Industria y ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Una ofensiva que van a iniciar tras conseguir que el pleno del Ayuntamiento rechazara la pretensión del PP de Mañueco de legalizar el hotel con una triquiñuela urbanística.

 

Hace quince meses que el polémico hotel carece de licencia para estar abierto al anularse en sentencia firme la licencia de cambio de uso por la que pasó de residencial a hotelero. Sin embargo, no ha servido de nada porque el equipo de Gobierno en el Ayuntamiento no ha movido un dedo para comprobar la situación y ejecutar la sentencia, que se ha limitado a comunicar. Por este motivo, los vecinos de AVEMUR tienen decidido acudir al TSJCyL, la máxima instancia regional, para que obligue a una ejecución de sentencia real y acorde a los términos del auto.

 

Al no tener licencia de cambio de uso, el hotel no puede seguir adelante con su actividad y debería de estar cerrado desde hace meses. Sin embargo, nadie del Ayuntamiento se ha molestado en mandar a la policía administrativa para requerir esa licencia y comprobar su nulidad.

 

No obstante, no va a esperar para otro movimiento que ya han realizado. La asociación ha dirigido un escrito al jefe del servicio de Industria de la Junta en Salamanca para poner en su conocimiento otra de las sentencias contra el hotel, la que declara ilegales sus chimenas por no ajustarse siquiera a una licencia ambiental ya controvertida. El objetivo de los vecinos es que la autoridad regional compruebe la situación y proceda al cierre del edificio por esta características contraria a la ley.