Los vecinos del Corona Sol exigen de nuevo a Mañueco que proceda al cierre del hotel ilegal

Hotel Corona Sol. Las vistas desde un hotel ilegal

AVEMUR y varios colectivos dirigen sendos escritos al alcalde para que ejecute el cierre decretado por la justicia hace casi año y medio. Exigen que se proceda a acatar la sentencia y le recuerdan que no ha respondido a un anterior requerimiento.

Los vecinos tras el muro, el colectivo que ha logrado que se declare ilegal el Hotel Corona Sol, no está dispuesto a quedarse quieto a pesar de la pasividad del Ayuntaimento de Salamanca. Por este motivo, han vuelto a dirigirse al alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, para recordarle que 'les debe' una cosa: el cierre del hotel ilegal. 

 

A este respecto, han presentado un escrito en el consistorio, una acción en la que han contado con el apoyo de Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio, Ecologistas en Acción, Asanber y Fevesa, que, en ese orden, ha presentado respectivos los días 10, 16, 17, 18 y 23 de mayo. En el escrito le recuerdan al Ayuntamiento de Salamanca que aún no ha ejecutado la sentencia judicial que anula la licencia de cambio de uso, la piedra angular del caso 'Corona Sol'. Esta licencia permitió pasar lo que iba a ser un edificio de apartamentos a uso hotelero ante las irregularidades que ya estaba cometiendo. Sin embargo, en noviembre de 2015 fue anulada, nulidad que fue ratificada en enero de 2016. A partir de ahí, se anularon el resto de licencias: las de obra y primera actividad.

 

La nulidad de la licencia de cambio de uso es firme porque así lo declaró el TSJCyL hace casi año y medio, con lo que no cabe recurso alguno por parte de nadie, ni del Ayuntamiento ni de la promotora. Por este motivo, los vecinos han decidido volver a recordarle a Fernández Mañueco que el consistorio que él presido no ha llegado a ejecutar la sentencia: es decir, que no la ha hecho cumplir. Sin licencia de cambio de uso, el hotel no debería estar abierto, más bien, el Ayuntamiento debería haberlo cerrado... pero no lo ha hecho.

 

Los vecinos exigen de nuevo, como ya hicieron hace unos meses, esta ejecución de sentencia. Y entienden incluso que, al no haber respuesta del consistorio, se les ha dado la razón por silencio administrativo: han pasado tres meses y nadie les ha dicho lo contrario. No obstante, el hotel sigue abierto, así que la ejecución de sentencia sigue sin ejecutarse.