Los vecinos del Corona Sol denuncian la nueva 'chapuza': así se ha elevado la chimenea para legalizar el hotel
Cyl dots mini

Los vecinos del Corona Sol denuncian la nueva 'chapuza': así se ha elevado la chimenea para legalizar el hotel

La chimenea recrecida y cómo estaban las que tiene el hotel Corona Sol antes del cambio.

La propiedad recrece una de las chimeneas, requisito que puso el ayuntamiento para conceder la licencia ambiental que fue anulada por la justicia. Los vecinos creen que no tiene sentido que se permita elevar varios metros una chimenea que da a sus patios como solución a las irregularidades del hotel.

La 'solución' para legalizar el hotel Corona Sol ya está en marcha, y es un esperpento. Fuera de ordenación y con todas sus licencias anuladas desde hace años por la justicia, la propiedad del edificio ha logrado que se tramite una nueva licencia ambiental y ha empezado a cumplir el único requisito que se le pide: recrecer una chimenea. Sobre el papel de un permiso legal, se trata de elevar unos pocos metros el final de una de las varias chimeneas, adosadas a los patios de los vecinos, que tiene el edificio. Pero a la vista, ya en la realidad, la solución arroja un aspecto chocante y plantea algunas dudas.

 

Lo primero, hablar de la actuación. La propiedad del polémico hotel consiguió a finales del año pasado que el Ayuntamiento de Salamanca le concediera la licencia ambiental que había tramitado. Lo logró sin tener que cerrar el edificio a pesar de que, al pedirla, reconocía carecer de ella: ha podido permanecer abierto gracias a que el Ayuntamiento ha considerado que tiene licencia en vigor aunque también ha admitido que carece de ella porque "sobrevenidamente la perdió".

 

En el decreto de concesión de la licencia ambiental, una de las necesarias para estar abierto y que había perdido por resolución judicial, la única condición era recrecer una chimenea. La imposición exacta a la promotora Palco-3, recrecer una chimenea a una altura de un metro por encima de la cumbrera más alta en un radio de 10 metros. El resultado es el que se ve en la foto, y que se puede comparar con las imágenes de este artículo. Bajo estas líneas, su aspecto original y con la nueva altura de la chimenea.

 

 

 

 

 

Ahora, la chimenea elegida para el 'arreglo' se eleva sobre el nivel de la última planta: hasta ahora estaban al revés, más alta la azotea que la salida de la chimenea. El motivo, el exceso sobre los metros edificables permitido en su día y que se traduce en una planta de más. Tal y como queda, la citada chimenea se eleva varios metros por encima de la altura de los patios de las viviendas de los vecinos afectados, patios a los que da y a cuyas tapias está adosada. Ahora está un metro por encima de la azotea del propio hotel, pero la planta que 'sobra' sigue ahí.

 

La 'solución' no ha gustado nada a los vecinos que admiten que se tenga que elevar la chimenea para cumplir la legalidad, pero que se preguntan por qué no se ha cumplido antes esa misma legalidad. El exceso de edificabilidad levantó el edificio una planta (4 metros) por encima de lo autorizado, los vecinos lo denunciaron y la justicia les ha dado la razón; es una infracción grave en materia urbanística y convierte el edificio en ilegal, pero esa planta no se ha cerrado ni derribado. Lamentan además que esa chimenea se eleve muchísimos metros por encima del suelo de sus patios.

 

Ante esta situación, los vecinos de la asociación Avemur anuncian más guerra judicial. Le han ganado numerosos pleitos a la promotora del hotel y han obligado al ayuntamiento a reconocer que ha estado abierto sin licencia válida, por lo que no se dan por satisfechos con la concesión de esta nueva licencia ambiental, y menos con la solución dada para subir la chimenea y dar un paso más para la legalización final del edificio.