Los vecinos del Corona Sol acusan al Ayuntamiento de incumplir la ley regional al no demoler y multar al hotel

Se oponen a que se conceda una nueva licencia ambiental al edificio cuando tiene anulada la original y no se ha hecho nada; exige al consistorio que actúe contra la propiedad por falta de licencia.

Los vecinos del Corona Sol y otras asociaciones han preparado alegaciones a la licencia ambiental solicitada por la promotora del edificio, actualmente en flagrante ilegalidad, y se oponen a que el Ayuntamiento de Salamanca conceda de nuevo una licencia idéntica a la que tiene anulada la construcción tras sentencia firme. Los afectados aseguran que el consistorio incumple la regulación de urbanismo de Castilla y León permitiendo que el edificio siga abierto como hotel y con las irregularidades demostradas.

 

Los vecinos entienden que, según la normativa regiona, el Ayuntamiento debe "disponer la suspensión de los efectos de las licencias urbanísticas y órdenes de ejecución y, consiguientemente, la paralización inmediata de los actos de uso del suelo que se estén ejecutando a su amparo". Es decir, que debe actuar para que el edificio siga usándose como hotel y sin reparar el exceso de edificabilidad y las irregularidades cometidas.

 

Los vecinos citan en sus alegaciones el reglamento de urbanismo de Castilla y León cuando dice que el consistorio "debe ordenar las medidas necesarias para la restauración de la legalidad según lo previsto en el artículo 341, con demolición de las obras indebidamente ejecutadas, o en su caso reconstrucción de lo indebidamente demolido, e inicio del correspondiente procedimiento sancionador.

 

Según cita la asociación, "el Ayuntamiento debe disponer, conforme a lo previsto en la legislación sobre procedimiento administrativo, la revisión de oficio de las licencias urbanísticas que haya otorgado y de las órdenes de ejecución que haya dictado, cuando su contenido constituya una infracción urbanística muy grave o grave". En este punto, debe proceder a demolición y sanción.