Los vecinos celebran al patrón con el estreno de varios proyectos

Procesión. El Santo recorre las calles del municipio acompañado de la práctica totalidad de empadronados. Actividades. Jornada de convivencia vecinal, con la presentación de nuevas iniciativas
MONDRIÁN / DAVID RODRÍGUEZ
Serradilla del Arroyo se vistió ayer de gala para celebrar a su patrón, San Blas. Como es tradición en este municipio, se aprovecha el día grande de la localidad para realizar la presentación de proyectos de notable importancia para los vecinos. Así, si el año pasado se aprovechó para inaugurar el Centro de Ocio y Cultura El Egido, este año hubo hasta tres actos de relevancia: la inauguración del nuevo cementerio municipal, y las presentaciones del proyecto de internet Vía FM, y del libro Serradilla del Arroyo y sus familias, de Ana de Rojas.

La jornada comenzaba con el pasacalles de la charanga Al Rojo por el municipio, para ir animando a los vecinos a acercarse a la iglesia para la misa, después de haber estado la noche del miércoles de fiesta. Y es que en Serradilla del Arroyo se entremezclan esta semana hasta tres fiestas: la de las Candelas, San Blas, y las Águedas, lo que configura un programa festivo de seis días de duración, que empezaba el martes por la noche con la alborada de Nuestra Señora de la Candelaria.

Mientras, en la noche del miércoles, tuvo lugar la alborada de San Blas, seguida del lanzamiento de fuegos artificiales, un convite para todo el pueblo, y la actuación del dúo musical Mira Mar. En la jornada de ayer, al mediodía, los vecinos se reunían en la iglesia para asistir a la eucaristía, presidida por el párroco Joaquín Galán. Tras la misa, la imagen de San Blas salió en procesión por las calles del pueblo, acompañado también de la charanga Al Rojo, y de la comitiva de autoridades, encabezada por el subdelegado del Gobierno en la provincia, Jesús Málaga, y del alcalde de la localidad, José Luis Gutiérrez. La imagen de San Blas procesionó con gargantillas de todos los colores en su mano protectora. Tras el recorrido, la imagen volvió a la iglesia, y comenzaron los actos lúdico-festivos.

Para empezar, todos los vecinos que habían participado en la procesión se desplazaron a las afueras del municipio, hasta el nuevo cementerio municipal, construido para solucionar la falta de espacio en el antiguo camposanto. El párroco procedió a bendecir la nueva instalación, aunque el deseo, como expresó el alcalde de la localidad, era que “tardemos en disfrutarlo”. El nuevo cementerio, denominado Santa Lucía, cuenta con 110 plazas de capacidad, y ha tenido un coste de 107.000 euros, financiados por los Planes Provinciales de la Diputación de Salamanca. Finalizado el acto, los vecinos regresaron al municipio para degustar una gran comida de confraternización en la carpa instalada en la Plaza Mayor.

La fiesta continuó durante todo la jornada, y con la llegada de la noche la discomovida popular puso la nota musical. En el día de hoy, los vecinos volverán a reunirse a las 14.30 horas en la Plaza Mayor, para disfrutar de una limonada y una chocolatada, a las que seguirá la actuación de Sergio El Niño de Boadilla.