Los usuarios de El Baldío piden luz y otra fuente para mejorar el uso del parque canino

Parque El Baldío (Foto: De la Peña)

Numerosas personas que pasean a menudo por el parque El Baldío, una zona exclusiva para el esparcimiento de perros, se quejan por la falta de luz y agua que sufren sus animales.

Salamanca cuenta con dos zonas de esparcimiento para perros. Una de ellas es el Parque de Los Jesuítas y la otra El Baldío, junto a La Aldehuela, en total, 117.000 metros cuadrados donde los salmantinos pueden pasear y soltar a sus perros dependiendo de su raza con total tranquilidad.

 

Una de las puertas de acceso a las instalaciones (Fotos: De la Peña)

 

En lo que se refiere a El Baldío, está adaptado totalmente al esparcimiento de perros, sin duda una zona ideal donde pasar el rato con unos 115.000 metros cuadrados en los que los canes corren, juegan o pasean. El caso es que sus 'amos' no están tan contentos y las quejas cada vez se notan más si decides darte una vuelta por el lugar.

 

Una usuaria en el parque El Baldío junto a su perro.

 

Al parecer, los usuarios no pueden disfrutar de la zona por la noche "porque no hay luz desde hace algún tiempo, ni usa sola farola, por lo que en invierno a partir de las 18:00 horas que es cuando empieza a anochecer no se ve absolutamente nada y se hace imposible llevarlos".

 

Además, según indican, El Baldío sólo cuenta con una fuente en uno de los extremos por lo que "si van de una punta a la otra llegan agotados y no disponen de agua".

 

Por todo ello, solicitan al Ayuntamiento de la ciudad charra a través de una recogida de firmas en Change.org que se dote a las instalaciones de al menos estas dos cosas que dicen son "básicas" y de "necesidad urgente".