Los trámites y retrasos ponen en peligro tres importantes proyectos para cambiar el entorno del Tormes
Cyl dots mini

Los trámites y retrasos ponen en peligro tres importantes proyectos para cambiar el entorno del Tormes

El retraso en la concesión de permisos por parte de la CHD y los problemas con la ejecución de obras ponen en riesgo los fondos con los que se pagan una pasarela de 1,4 millones, una ciudad deportiva o un centro de interpretación del Tormes.

La pasarela de Huerta Otea, la fábrica de la luz de Tejares y la ciudad deportiva Lazarillo.

Tres importantes proyectos que van a cambiar el entorno del Tormes y la relación de Salamanca con el río van a tener que acelerar el paso para llegar a tiempo y no perder los fondos europeos con los que se sufragan, un riesgo real y que existe por los problemas con los trámites y el retraso en las obras previstas. Se trata de la nueva ciudad deportiva Lazarillo, de una de las pasarelas sobre el río y de la rehabilitación de la fábrica de la luz en Tejares.

 

La última voz de alarma la ha dado este lunes el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, que ha pedido a la CHD celeridad en la tramitación de los permisos que se necesitan para la construcción de la pasarela en Huerta Otea sobre el río. El regidor municipal ha pedido al organismo de cuenca que avance "cuanto antes" en la gestión de los permisos solicitados: las obras de la pasarela se han retomado tras la paralización impuesta por la CHD durante el periodo invernal, lo que ha generado retraso en los plazos previstos. Podría estar lista, no obstante, para el mes de octubre.

 

Pero no son los únicos proyectos afectados por la tramitación que tiene que hacer la CHD. Entre ellos están las actuaciones en la antigua fábrica de la luz de Tejares y los corredores verdes, pues son "muy importantes" para avanzar en la estrategia y poder obtener los fondos europeos que llevan asociados y que tienen fecha tope. En el caso de la antigua estación eléctrica junto a la pesquera, forma un conjunto con el edificio del antiguo molino y el ayuntamiento ya ha pedido un permiso para poder hacer ocupación de dominio público hidráulico, algo necesario para la obra.

 

Problemas con las obras

Hay un proyecto vinculado a los fondos conseguidos para la estrategia Tormes+ que también necesita velocidad. Se trata de la nueva ciudad deportiva Lazarillo, que casi no ha avanzado porque la empresa que se adjudicó la obra no la ha llevado a cabo. La obra fue adjudicada en diciembre de 2019 con 14 meses de plazo, pero la concesionaria, la misma a la que ha habido que tirar del campo del Reina Sofía, la tenía parada y no ha ejecutado casi nada.

 

El Ayuntamiento de Salamanca ha tenido que romper el contrato y volver a licitar la construcción de la nueva ciudad deportiva por 2,5 millones de euros. Eso supondrá un retraso en el plazo previsto de ejecución porque el plazo inicial está superado y ahora se otorga otro año para intentar acabar el proyecto, a contar desde que se adjudique e inicie la obra. Ahora ya hay nuevo proyecto de finalización que incluye todo lo que no se ha hecho, aprobado el 30 de marzo, y un acta de replanteo aprobada al día siguiente. La finalización urge porque se podrían perder los fondos europeos del proyecto.