Los trámites para romper el contrato redondean el retraso del Reina Sofía: un año completo de demora
Cyl dots mini

Los trámites para romper el contrato redondean el retraso del Reina Sofía: un año completo de demora

Imagen reciente de las obras en el campo de fútbol Reina Sofía. Foto: A. Santana

La dificultad para romper el contrato hace que una decisión que se tomó hace un mes esté todavía en trámites. La obra tenía que haber terminado el 11 de marzo de 2020.

El proyecto del nuevo campo de fútbol del Reina Sofía ha alcanzado una cifra redonda de la que sentirse poco orgulloso: un año completo de retraso. La 'culpa', de una empresa que no ha cumplido plazos en ningún momento, motivo al que ahora se une un lento trámite para romper el contrato y adjudicarlo a otra que logre acabar las obras previstas.

 

La decisión de romper el contrato con la concesionaria se tomó hace más de un mes. De manera sorpresiva se anunció en una comisión informativa municipal de Fomento para llevarlo a cabo. Fue, en concreto, el día 9 de febrero de este año. Así se hizo saber a todos los concejales y se puso en marcha, pero el proceso se temía que iba a ser largo, y todo parece indicar que así será.

 

Más de un mes después, este miércoles, el alcalde de Salamanca anunciaba que se iba a enviar el expediente al tribunal que dirime los contenciosos de la adminsitración, especializado en conflictos de contratación. Ese tribunal, con sede en el Consultivo de Zamora, es el que tiene que resolver el pleito al ser una ruptura unilateral: el Ayuntamiento se incautó la fianza de 61.568,30 euros y se reserva el derecho de reclamar a la empresa daños y perjuicios una vez que concluya el procedimiento de la segunda licitación. 

 

Con esa decisión, el consistorio cumplía su amenaza de no tolerar ni un retraso más, pero a estas alturas la obra acumula una importante demora que afecta a los dos clubes que lo van a usar, Real Monterrey y Unionistas. Sin embargo, el daño ya está hecho en forma de retraso de un año copleto. 

 

Las obras arrancaron en septiembre de 2019 con un plazo de ejecución de seis meses y tenían que haber estado terminadas el 11 de marzo de 2020. Ha pasado más de un año desde la fecha tope, y hace tiempo que estaba claro que la obra no avanzaba como debía, y ahora se retrasará todavía más: el proceso para licitar y adjudicar la obra de nuevo llevará tiempo.

 

Mientras tanto, el campo está a medias y lo peor es que las obras no avanzan. Están paradas desde el 30 de noviembre según el consistorio, tres meses completos, y complica que se pueda usar al menos a un mínimo de su capacidad. Según ha reconocido el alcalde, "para que pudieran ser ocupadas la totalidad de las gradas sería necesario hacer una obra en los accesos, además de la instalación de barandillas en las gradas. Es una que no es ni muy costosa ni muy de realizar, pero estamos sujetos a que el Consejo Consultivo nos de el ok para empezar con esas obras". 

 

El consistorio ya está ultimando el expediente de licitación de la parte pendiente de la obra, a la que se añadirá la colocación de asientos en los graderíos, así como la instalación de una malla parabalones y de un videomarcador con pantalla led como parte del proyecto, que serán prestaciones adicionales a las que estaban contempladas en el actual, de tal modo que las empresas que opten a este concurso quedarán obligadas a su instalación.

 

El campo cuenta con una grada antigua, en la que "los espectadores sí podrían acceder para ver el partido", pero mientras no haya accesos despejados no se podrá.