Los sindicatos rechazan el plan de la Junta para la plantilla de profesores del próximo curso en Salamanca
Cyl dots mini

Los sindicatos rechazan el plan de la Junta para la plantilla de profesores del próximo curso en Salamanca

La propuesta de la consejería no contempla supresión de plazas como es habitual cada año, pero a los sindicatos les parece insuficiente.

Los sindicatos CSIF, STECyL, ANPE, CCOO y UGT consideran "insuficiente" e "irrisoria" la propuesta de la Consejería de Educación para la provincia de Salamanca el próximo curso 2021-2022, al estar basada en criterios "economicistas". Es la misma posición que han mostrado para la negociación de las plantillas educativas para el próximo curso en Castilla y León, que de manera histórica no recoge supresión de plazas sino la creación de 39, pero que los sindicatos de la mesa de Educación consideran insuficiente dada la situación.

 

El planteamiento para el Cuerpo de Secundaria es transformar cuatro plazas y crear una nueva bilingüe mientras que, para el Cuerpo de Maestros, se plantean dos creaciones y una reorganización de una plaza ya existente.

 

 

El punto de partida de la negociación de plantillas jurídicas es cada año la supresión de plazas en función de diversos criterios que empujan a la baja la necesidad de profesores, especialmente en provincias con merma de alumnos matriculados. Cada año se entabla una negociación para equilibrar esos números y sindicatos y Educación suelen llegar a un acuerdo, pero este año parece que se ha complicado. En todo caso, la consejería puede aprobar las plantillas como ya hizo el año pasado.

 

Ante este panorama, los sindicatos rechazan negociar con la Consejería mientras no se modifiquen los criterios que permitan conseguir, "de una vez por todas", las mejoras que tanto merece el sistema educativo público de Castilla y León, que ha demostrado ser "esencial" en tiempos de pandemia.

 

Un comunicado conjunto recogió que a principios de este año, la Consejería de Educación convocó a las organizaciones sindicales para negociar la plantilla docente para el curso próximo. Una negociación que supone la realización de un análisis de la situación de los centros educativos de Castilla y León, y las necesidades de puestos docentes.  "La creación y supresión de plazas se hace en base a unos criterios impuestos por la administración, teniendo en cuenta datos de matriculación, ratios y horario lectivo, fundamentalmente. Además, son criterios economicistas, asentados en los recortes y que no tienen en cuenta las necesidades pedagógicas y la despoblación que sufre la Comunidad”, añadió la nota.

 

Pese a valorar el planteamiento de la administración autonómica de no suprimir ninguna plaza de la plantilla jurídica, los sindicatos aseveraron que la situación de pandemia hace que este proceso negociador no sea uno más. "El reverso de la moneda ha sido una oferta de creación de plazas totalmente insuficiente, acompañado de una serie de transformaciones de plazas que derivan de un modelo de bilingüismo que las organizaciones sindicales no comparten, y que estará condicionado por la nueva ley educativa que acaba de entrar en vigor", significaron.