Los salmantinos pagarán más en 2018 por el agua, la grúa y el tiquet de la zona azul

El equipo del Gobierno del PP saca adelante con la ayuda de Ciudadanos los impuestos y tasas para el año que viene con algunas subidas importantes. Así queda la situación.

Ahora ya es definitivo: los salmantinos pagarán en 2018 más por algunos servicios, tasas y precios públicos. Así lo han decidido el equipo de Gobierno del PP y su apoyo Ciudadanos, que han respaldado las ordenanzas fiscales para el año que viene, el documento que marca lo que vamos a pagar y que ha generado en el pleno extraordinario celebrado este martes la habitual controversia: lo que para el equipo de Gobierno es congelación para PSOE y Ganemos son subidas y el abuso de mantener una presión fiscal elevada.

 

La realidad es que en los impuestos municipales para el año que viene hay de todo: subidas, mejoras y congelaciones. Esta es la lista completa de los impuestos que cambian. Lo que no hay son bajadas, ya que la anunciada del IBI, solicitada por la oposición desde hace tiempo, ha quedado programada para 2019, año de elecciones municipales.

 

Resumiendo, y aunque son una decena las ordenanzas y precios públicos que se modifican al alza, las subidas fundamentales son tres. Para empezar, la de la zona azul, el tiquet de la ORA que hará que aparcar en la calle nos cueste un poco más. La segunda hora de estacionamiento pasará de costar 1,20 euros a 1,25 euros, cinco céntimos más: no un 0,9%, sino un 4% más. La primera hora seguirá costando 0,80 euros, y con el alza de la segunda hora el tiempo máximo de estacionamiento en zona azul, dos horas, costará 2,05 euros. También va a subir la tarifa de residentes, 72,65 euros/año, aunque hay que recordar que se ha rebajado a la mitad hace un año.

 

También sube la grúa, uno de los precios que se actualiza con la subida del 0,9% del IPC. Los precios repuntan ligeramente y la retirada de bicis costará ahora 18 euros; la de ciclomotores y motocicletas, 36,40 euros; la de turismos y furgonetas de menos de 1.300 kilos, 90,80 euros (80 céntimos más); y la de automóviles y furgonetas de más de 1.300 kilos y menos de 5.000, que ya son la mayoría, 135,30 euros, 1,20 euros más.

 

El último precio básico que sube es el del recibo del agua. Se actualiza el precio del suministro y el alcantarillado y también la cuota de abono que pasa de 7,9 a 8 euros al mes, igual que todas las tarifas de suministro, que también repuntan. También se incrementa la cuota de alcantarillado, que forma parte de este recibo.

 

Además, se armonizan los precios de la piscina del Helmántico, una de las afectadas por la subida del 0,9% de IPC: la entrada suelta pasa de 3,35 a 3,38 euros y el abono sube casi un euro, de 105,19 a 106,12 euros. Suben también los abonos familiares hasta los 198,99 del matrimonio con más de 2 hijos (de 4 a 14 años) o los cursos de natación.

 

 

IMPUESTOS MÁS JUSTOS

 

En cuanto a las mejoras, se aplica por norma general la bonificación de determinados servicios a hogares unipersonales que propuso Ganemos, que pasan a beneficiarse de reducciones que ya estaban vigentes para unidades familiares de dos personas. Incluye la recogida de basuras, las instalaciones deportivas en general, la escuela municipal de música, piscinas municipales, bus urbano

 

Además, se cambian detalles de la tasa por licencia ambiental y comunicación de apertura para la justificación de acogerse a gravamen reducido en el caso de sucesión de la misma de familiares vinculados al anterior titular.

 

 

LOS GRANDES NO SE TOCAN

 

El equipo de Gobierno ha hecho hincapié en la congelación de los grandes impuestos que se mantienen porque son el sustento del Ayuntamiento: suman 65 millones de euros de recaudación prevista. El IAE, el de construcciones, la plusvalía, el de circulación y el IBI no se tocan y se pagará el mismo recibo... que ya está en máximos: la contribución es una de las más altas del país y se ha usado de 'gancho' su subida para el año que viene; y el impuesto de circulación también está disparado. Se quedan igual algunos precios importantes como el bus urbano.

 

Además, se ha usado el 'gancho' de la bajada del IBI para vender estas ordenanzas... aunque la reducción del 5% no se va a producir hasta 2019. El Ayuntamiento asegura que costará 2 millones de euros y que se va a retrasar un año, con la permisividad de Ciudadanos, para que no tenga efecto la anulación de la plusvalía: dependiendo de lo que ocurra con este impuesto, la rebaja podría ser menor. Impuesto que el Ayuntamiento sigue recaudando alegremente este año (lleva 6,2 millones a falta del último trimestre). Y también porque para entonces habrá que destinar menos dinero porque se pagarán menos intereses y créditos de la deuda generada en los últimos veinte años.