Los salmantinos disfrutan de su Lunes de Aguas

Ver album

La Aldehuela, El Zurguén, Valcuevo, Huerta Otea o las orillas del Tormes a su paso por la capital charra han vuelto a ser las zonas con más afluencia de gente.

Un Lunes de Aguas con la temperatura con la que ha amanecido esta jornada festiva en Salamanca ha sido aprovechado a lo grande por los salmantinos.

 

La Aldehuela, El Zurguén, Valcuevo, Huerta Otea o las orillas del Tormes a su paso por la capital charra han vuelto a ser las zonas con más afluencia de gente. La Aldehuela o El Zurguén han vuelto a ser los lugares más familiares, donde los niños han aprovechado para jugar al fútbol en las extensas zonas verdes y donde los más valientes se han animado incluso a tomar el sol. Por otra parte, las orillas del Tormes a su paso por la capital salmantina han sido los lugares elegidos por los más jóvenes.

 

Además, como en los últimos años, los pueblos más cercanos a la capital se han sumado a esta fiesta típicamente salmantina, para merendar en los parques y sacar las mesas y las sillas de campo un año más.

 

EL ORIGEN DE LA CELEBRACIÓN

 

Y aunque todos lo celebran, muchos no conocen el origen de esta celebración, que se remonta a 1543, cuando Felipe II llegó a Salamanca para casarse con María de Portugal. La ciudad, como siempre llega de estudiantes, tenía un ambiente festivo con numerosos burdeles, lo que no le pareció apropiado al rey.

 

Por esta razón, Felipe II obligó a las prostitutas a abandonar la ciudad durante la Semana Santa hasta que el lunes siguiente al de Pascua se volvía a por ellas en una barca en la que viajaba un fraile, conocido como el 'Padre Putas'. Así, los estudiantes las recibían a la orilla del Tormes con una gran fiesta que terminaba con un baño en el río, por lo que se denominó 'Lunes de Aguas'.