Los salmantinos 'aprenden' a conducir bajo la lluvia

Un informe elaborado por 'Ponle Freno' revela que Salamanca es la segunda provincia de España que más ha reducido los accidentes de tráfico en los días de lluvia, solo superada por Cuenca.

¿Por qué los días de lluvia parece que conducimos peor? ¿Por qué hacemos cosas que otro día cualquiera no haríamos por el simple hecho de la aparición de este fenómeno meteorológico?

 

A buen seguro que muchos se han hecho éstas y otras preguntas en alguna ocasión mientras circulan por las carreteras de la provincia de Salamanca, de cualquier municipio, o de la propia capital. Pues bien, los conductores de Salamanca parecen haber hecho los deberes en este apartado, ya que la provincia es la segunda de España que ha experimentado una mayor reducción de accidentes en días de lluvia.

 

Al menos eso es lo que revela un estudio llevado a cabo por la Plataforma 'Ponle Freno', que indica que la cifra de siniestros en un día lluvioso se ha reducido un 5,2% en la provincia de Salamanca, solo superado por el descenso del 8,9% en Cuenca.

 

De este modo, y en el ámbito global, El análisis llevado a cabo por el Centro de Estudios Ponle Freno-AXA confirma que la lluvia es un factor que aumenta, de forma general, los accidentes de tráfico en España. En concreto, la media diaria de siniestros se incrementa un 7,4% cuando llueve. Esta es una de las principales conclusiones que se extraen del informe, en el que se han analizado 785.000 registros de estaciones meteorológicas de la red de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) durante más de 1.000 días (entre febrero de 2014 y noviembre de 2016) y 3 millones de accidentes, también se desprende que en las provincias españolas existe una relación inversa entre el volumen de precipitaciones y la siniestralidad.

 

El informe constata que el comportamiento de la siniestralidad es muy desigual entre las diferentes provincias españolas. En este sentido, hay provincias como Teruel y Zaragoza que casi multiplican por cuatro ese porcentaje, superando el 27% de incremento de accidentes respecto a los días sin lluvia (menos de 15mm por hora).

 

En el polo opuesto encontramos a Salamanca y Cuenca, provincias en las que se observa una reducción de los accidentes de tráfico los días de lluvia del 5,2% y 8.9% respectivamente. También Ceuta registra un comportamiento siniestral mejor los días de lluvia, con un ligero descenso del 3% frente a los días con lluvias superiores a los 15mm por hora.