Los Reyes seguían... ¡un paraguas!