Actualizado 17:21 CET Versión escritorio
Salamanca

Los retos del nuevo Gobierno de Castilla y León

EDITORIAL

El curso político ya se ha puesto en marcha y el recién nombrado Gobierno regional tiene por delante retos irrenunciables para la Comunidad.

Publicado el 22.07.2019

Castilla y León ya tiene Gobierno. Los nuevos consejeros que tomaron posesión de sus cargos la pasada semana se han puesto al frente de los diferentes aspectos más inminentes cuando todavía no están nombrados los siguientes niveles en forma de viceconsejeros, secretarios generales o directores generales. Eso será en los próximos días pero, mientras, ya hemos visto al nuevo titular de Agricultura afrontar la crisis de los topillos como si estos roedores fueran una especie de comitiva de bienvenida para el responsable del área.

 

Si empezamos por Jesús Julio Carnero, su nombramiento tiene diferentes interpretaciones. MIentras unos sostienen que su renuncia a presidir la Diputación Provincial de Valladolid llevaba añadida una negociación para compensarle con una consejería, otros dicen que se trata de una imposición de Madrid al presidente Fernández Mañueco, que nunca quiso llevarle en puestos nobles de la lista a las Cortes por Valladolid e incluso le "recuperó" para la causa de la Diputación vallisoletana en el fragor de un mitin cuando el propio Carnero había mantenido que nunca repetiría en ese cargo. Sea como fuere, hoy ocupa uno de los asientos azules del Gobierno regional y deberá lidiar con un aspecto clave para el sector en la Comunidad como es la negociación de la PAC.

 

Es curioso el caso de Germán Barrios. Fue una persona muy cercana a Tomás Villanueva y, desde la presidencia del CES, llega como parte de la cuota de Ciudadanos. O los pensamientos de Barrios se han moderado hasta los posicionamientos más naranjas, o el grupo de Francisco Igea tiene poco banquillo como para acudir a un ex alto cargo del Partido Popular. El consejero de Empleo e Industria ya se ha codeado en Madrid con la ministra Calviño reclamando los primeros fondos de políticas de empleo.

 

Ciudadanos ha apostado por la doctora Verónica Casado para el área de Sanidad. Su fichaje es llamativo. Esta vallisoletana ha sido nombrada, de manera consecutiva, mejor médico de atención primaria de Europa y del Mundo y ahora expone todo ese prestigio en la gestión política de la que carece de experiencia. No ha sido una decisión sencilla aceptar este reto, como ella misma ha reconocido. Gestionar la Sanidad de una Comunidad como Castilla y León requiere de inversión y, sobre todo, tiempo para visualizar los cambios. La doctora Casado va a estar en la diana de la oposición porque es la consejería que primero reclamó Ciudadanos en su negociación con el PP. Para empezar, este lunes se estrena con una visita a Zamora y el cierre de consultorios como fondo.

 

Pero la diana más clara la protagoniza Suárez-Quiñones, el consejero de Medio Ambiente, que repite en el cargo contra todo pronóstico inicial. Al menos por esa teórica regeneración de la que tanto habló Igea y que señalaba al leonés como inaceptable por estar inmerso en la conocida como 'trama Enredadera'. Al margen de las políticas, incendios y demás, a Suárez-Quiñones le pesará esa losa sobre la que cargará con fuerza la feroz oposición.

 

Ángel Ibáñez, Carlos Fernández Carriedo, Javier Ortega, Rocío Lucas, Isabel Blanco y el propio Francisco Igea son todos los nombres del presidente. Alfonso Fernández Mañueco preside un gobierno bicolor para los nuevos tiempos de una legislatura regional que anuncia tensión; dentro del propio ejecutivo con dos bandos bien diferenciados que querrán exhibir sus logros, y en una oposición alerta ante cualquier atisbo de crisis institucional. Aunque sea poco probable, la amenaza de una moción de censura siempre va a estar presente para recordar que gobiernan los que no ganaron pero que los vencedores resultaron duramente derrotados por los pactos... y la humillación de la ignorancia.

 

COMENTARComentarios