Actualizado 04:32 CET Versión escritorio
Salamanca

Los 'remates' y el suelo deslizante, los 'peros' de la estación de autobuses que suma otro mes de retraso

TRANSPORTES

Junta y Ayuntamiento esperan con ansia el final de la obra de la estación de autobuses para estrenar su esperada reforma, pero la actuación suma otro mes de retraso.

Publicado el 18.07.2019

La estación de autobuses es una de esas obras eternas de Salamanca que siempre se retrasan un poco más. Después de una década de demoras para lanzar el proyecto y su ejecución, los trabajos no terminan de completarse y están tensando los nervios de las administraciones implicadas, Ayuntamiento y Junta. 

 

Según ha explicado este miércoles el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, a la obra le quedan los "remates" y está "a punto de terminarse", pero precisamente por eso no es posible dar una fecha cierta, el día en el que estarán terminadas de vedad. Porqe hace más de un mes que se ha anunciado públicamente que la obra iba a terminar, y a día de hoy faltan cosas. 

 

Las obras de la la esperada estación de autobuses han agotado su plazo legal, 18 meses previstos, y todavía no están acabadas. La fecha tope expiró el día 22 de junio y, casi un mes después, las obras no están acabadas. En una visita TRIBUNA ha podido comprobar que faltan remates de pintura, pero también terminar la zona de taquillas y espera de viajeros, algunos locales y servicios, la cafetería... Sí está terminado el acristalamiento de los andenes, una de las grandes mejoras previstas en el proyecto, y todos los locales que hay en esa zona. Y también está finalizado el lucernario del hall principal. El aspecto final previsto se puede ver en este LINK

 

Además, a las incomodidades de las obras se ha sumado un peligro especial: lo mucho que resbalan los suelos del interior del edificio. Ha sido una queja constante de los viajeros durante la duración de las obras y tiene una explicación: una vez se termina de trabajar en una zona, se aplica un tratamiento antideslizante y, hasta que no lo tiene, el suelo resbala.

 

En la Junta también cuentan los días para ver terminada una obra con un largo historia de incumplimientos, porque la ciudad lleva esperando diez años en los que se ha prometido su ejecución en dos procesos electorales, y en numerosas otras ocasiones, sin que llegara a hacerse realidad. Estaba previsto que se iniciaran las obras en 2016 y se inaugurara la estación en 2018, pero se ha retrasado a este año, aunque también se pensaba que iba a ser antes de las elecciones. Y la fecha tiene truco: una vez se acaben las obras, hay otros seis meses para ponerla en funcionamiento.

Noticias relacionadas

COMENTARComentarios