Los récords de un 'enero loco' de frío, viento y calor de Salamanca en un 'rosco' tipo Pasapalabra
Cyl dots mini

Los récords de un 'enero loco' de frío, viento y calor de Salamanca en un 'rosco' tipo Pasapalabra

El paso de diferentes borrascas ha dejado un clima muy cambiante durante enero, que ha tenido máximas y mínimas históricas y una gran nevada en Salamanca.

Salamanca registró un mes de enero "histórico" en términos meteorológicos como consecuencia de las cinco borrascas de "alto impacto" que dejaron temperaturas récord tanto en el caso de las mínimas como de las máximas. A la importante nevada de 'Filomena' hubo que sumar temperaturas mínimas que rozaron el récord de la provincia y, después, máximas nunca vistas en enero y fuertes rachas de viento.

 

Así, Filomena cubrió de nieve toda Salamanca el 8 de enero, primero con una delgada capa blanca y después con una copiosa nevada en toda la provincia. Después llegaron la niebla y la cencellada por el frío intenso con mínimas cercanas a los -10 grados. El 13 de enero, Matacán registraba su récord de mínima de enero en 30 años con -11,9 grados.

 

El 19 de enero se anunciaba un tren de borrascas que iba a dejar viento: Hortense dejaba una racha de 107 km/h en Matacán. A finales de mes las temperaturas subían hasta niveles "extraordinariamente" altos para la época y dejaban un registro histórico: la madrugada más cálida de un mes de enero en Salamanca, 10,8 grados positivos en 26 de enero. El 28 de enero la capital rozaba los 20 grados, algo poco frecuente en enero.

 

En concreto y según los datos aportados por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), el primer mes del año comenzó con la borrasca 'Filomena' que se caracterizó principalmente por la nieve. Tras la primera borrasca del año llegaron, Gaetan, Hortense, Ignacio y Justine todas ellas caracterizadas principalmente por las rachas de viento.

 

A esto se une que enero de 2021 vivió una ola de frío con récord de temperaturas mínimas en Castilla y León a la que siguió un episodio de temperaturas "extraordinariamente altas" entre los días 26 y 29 que supuso un récord de máximas en este caso. Además, la Aemet apunta a una línea de turbonada o aumento repentino y fuerte de la velocidad del viento el día 22.