Los radares móviles de Tráfico ponen 15.000 multas en Salamanca pese al confinamiento
Cyl dots mini

Los radares móviles de Tráfico ponen 15.000 multas en Salamanca pese al confinamiento

Los radares móviles fueron el recurso para frenar la siniestralidad de 2020: mejoraron las cifras de multas por exceso de velocidad del año anterior pese a la reducción de tráfico.

Los radares móviles de tráfico impusieron durante 2020 más de 15.000 sanciones en uno de sus mejores años a pesar de los meses de merma de la circulación por el estado de alarma y el confinamiento, que ha reducido la circulación hasta un 90%.

 

Según los datos facilitados por la subdelegación del Gobierno y la dirección provincial de Tráfico, durante el año pasado la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil hizo 15.506 propuestas de sanción por infracciones a los límites de velocidad que acabarán en multas para los conductores que se excedieron con el acelerador. La cifra supera ampliamente a los 12.094 de 2019 y es una de las mejores de los últimos años.

 

Lo es más todavía teniendo en cuenta la circunstancia. Hay que recordar que en marzo se decretó el estado de alarma y que en abril la circulación fue prácticamente nula. De hecho, según los datos de la dirección provincial de Tráfico ofrecidos en su día, en 20 días de abril se pusieron 70 multas por todos los conceptos y, lo más llamativo, ni una sola por exceso de velocidad. Marzo, incluso contando con medio mes de estado de alarma, sumó 828 multas de todo tipo de las cuales 545 fueron por velocidad.

 

Durante este 2020, Tráfico ha desplegado en Salamanca un arsenal de radares de los considerados móviles, ya que se ha hecho una especial vigilancia de los tramos de carretera convencional más conflictivos. El motivo, la alta siniestralidad registrada este pasado año en las carreteras de la provincia. A los cinemómetros habituales, cuyos lugares habituales de acción publica la DGT, se ha sumado la acción de los Veloláser, los radares de las furgonetas camufladas o el helicóptero Pegasus.

 

A ellos habrá que sumar los datos de los radares fijos, junto con el primer radar de tramo de la carretera de Vitigudino. En 2019 superaron las 11.000 multas, una de sus cosechas más bajas, pero tiene una explicación: el radar que más multas pone, el de la A-66 en la bajada hacia la rotonda de Buenos Aires, estuvo buena parte del año 'fuera de servicio' por mantenimiento. Sólo ese aparato pone en sus mejores años 20.000 multas por exceso de velocidad.