Los puestos del mercadillo pagarán menos de 6 euros al día por ocupar la plaza de Anaya hasta el 7 de enero

El Ayuntamiento de Salamanca, que autorizó el polémico mercadillo, permite a este montaje pagar el mínimo previsto clasificándolo como mercadillo periódico aunque nunca se había hecho.

El pretendido mercadillo de Navidad se ha convertido en el gran 'patinazo' del equipo de Gobierno para este fin de año. La instalación de 38 puestos que estarán 40 días en el 'cogollo' del centro histórico y turístico de Salamanca ha soliviantado a los comerciantes de la Rúa y ha despertado las críticas del PSOE por lo que entiende es un desaire al comercio tradicional salmantino. Pero es que, además, a la organización y participantes del mercadillo disfrutar de un lugar privilegiado estas navidades les va a costar lo mínimo.

 

Según ha desvelado el PSOE, cada uno de los 38 empresarios abonará una tasa de 226,38 euros por estar 40 días en la plaza de Anaya, desde el pasado 5 de diciembre y hasta el 7 de enero, en este lugar. Eso supone que pagarán menos de 6 euros por día. En la tasa va incluída la parte que corresponde a la gestión de basuras. El portavoz del PSOE, José Luis Mateos, ha pedido cambios en la ordenanza municipal porque "no parece lógico que un mercadillo pague lo mismo en la plaza de Anaya que en el barrio de San José". La cantidad no sólo es muy escasa, sino que también es la mínima posible.

 

Esto es así porque el Ayuntamiento de Salamanca, responsable de la autorización, ha clasificado este evento en el capítulo de mercadillo periódico de la ordenanza correspondiente; eso le permite pagar la cuota mínima, la que se paga por esta actividad, sea para un día o para los 40 que van a estar los comerciantes. Es la primera vez que se celebra un mercadillo así y no está en ningún tipo de programación, con lo que considerarlo periódico es desafiar los límites de la ordenanza municipal.

 

Además, y tal y como ha podido averiguar TRIBUNA, cada uno de los comerciantes instalados va a pagar a la organización, un conocido empresario del sector ambulante de Salamanca, una cantidad cercana a los 2.000 euros. La licencia está a nombre de la misma persona a la que la Guardia CIvil imputa un posible delito de homicidio por el incendio de una atracción de feria en Cabrillas el pasado mes de mayo, en el que falleció una persona a la que, según el instituto armado, este empresario había mandado a quemar una atracción de otro propietario.

Noticias relacionadas